exposición al sol

Es común pensar que para bajar de peso debemos seguir dietas restrictivas, sin embargo, esto está completamente equivocado, ya que podemos obtener resultados excelentes si seguimos una alimentación que sea balanceada, variada y llena de nutrientes.

Es por ello que las dietas para perder peso deben ser saludables, ya que es vital que nuestra alimentación nos permita obtener todas y cada una de las vitaminas que son esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

dieta personalizada

Y es que cuando seguimos dietas milagro que eliminan grupos de alimentos y nos hacen pasar hambre, es muy probable que nuestro cuerpo se vea afectado por deficiencias de vitaminas y de minerales. Esto puede tener consecuencias muy negativas en nuestro cuerpo, ya que podemos padecer mareos, dolores de cabeza e incluso puede que nos falte energía a lo largo del día.

Además, las deficiencias de nutrientes pueden hacer que tengamos padecimientos bastante serios, por lo que la relación entre la anemia y el hierro suele ser una de las carencias más comunes, ya que cuando nuestro cuerpo no puede obtener la cantidad de hierro que necesita, es posible que comencemos a padecer de anemia.

Por lo que debemos buscar la ayuda de profesionales si notamos alguna señal como mareos o desmayos, latidos rápidos, dolores de cabeza, problemas de concentración o fatiga.

La buena noticia es que muchas de las deficientes o carencias de nutrientes pueden mejorar notablemente cuando seguimos una alimentación que se ajuste a nuestras necesidades nutricionales.

Es por ello tan importante que siempre busquemos la orientación de profesionales en nutrición antes de realizar cambios en nuestra dieta, ya que esto nos permitirá escoger alimentos que realmente nos aporten las vitaminas y los minerales que necesitamos.

Y claro, una dieta saludable nos permitirá bajar de peso de forma duradera, pues cuando seguimos una alimentación personalizada, podemos evitar el efecto rebote y las carencias de micro y macronutrientes.

La exposición al sol y sus beneficios

Puede que nos preguntemos ¿cuál es la relación entre las deficiencias de nutrientes y la exposición al sol? Pues la luz solar es una de las mejores fuentes de vitamina D, es por ello que pasar tiempo al aire libre puede llegar a ser muy provechoso para nuestra salud. Entre las beneficios de exponernos al sol se encuentran:

  • Podemos obtener un porcentaje muy importante de vitamina D
  • Nos ayuda a tener una buena salud ósea, ya que la vitamina D es una vitamina liposoluble que resulta ser imprescindible para la adecuada absorción del calcio

¿Cómo podemos aprovechar y obtener vitamina D?

Exponernos al sol

La exposición al sol es una de las formas más efectivas de obtener vitamina D, por lo que basta con que nos expongamos de 10 a 15 minutos en verano y un poco más durante el otoño o el invierno. Es importante que evitemos las horas más fuertes de luz solar, por lo que es preferible que tomemos el sol en las primeras horas de la mañana o en las últimas horas del día. 

No podemos olvidar mencionar que usar protector solar es fundamental para cuidar nuestra piel, pero podemos utilizar un factor más bajo o no ponernos durante esos 10 ó 15 minutos, ya que esto puede ayudar a que nuestro cuerpo sintetice más fácilmente la vitamina D. Además, también podemos comer en alguna de las terrazas de verano, así lograremos recibir un poco de luz solar mientras disfrutamos de alguna comida nutritiva. 

Y claro, durante los días más fríos del año, podemos tomar el sol en nuestros brazos, en nuestro rostro o en nuestras manos.

exposición al sol

Consumir alimentos ricos en vitamina D

Además de la exposición a la luz solar, la alimentación también puede ser una buen herramienta para asegurarnos de que los niveles de vitamina D en nuestro cuerpo son los adecuados. Es por ello que vale la pena que incluyamos productos como lácteos enteros, huevos o pescados azules (atún, caballa, sardina, salmón, trucha, bonito, boquerón), ya que se encuentran entre las mejores fuentes naturales de vitamina D

Y claro, si contamos con la orientación de profesionales en nutrición, podemos tener dietas personalizadas que nos permitan obtener las vitaminas que nuestro cuerpo necesita y también podemos contar con opciones que nos ayuden a mejorar nuestras padecimientos.

Un ejemplo de ello es el acné, ya que el acné y la alimentación están en estrecha relación, por lo que al seguir un plan de alimentación individualizado también podemos llegar a mejorar muchos de los problemas que se manifiestan en nuestra piel. 

Además, se cree que la vitamina D es importante para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y también se considera que la deficiencia de vitamina D podría incrementar las posibilidades de tener acné, rosácea, dermatitis u otros problemas de la piel. Es por este motivo que consumir alimentos ricos en vitamina D podría llegar a ser muy beneficioso para nuestra salud. 

Eso sí, no podemos olvidar mencionar que la vitamina D es una vitamina liposoluble que se acumula en nuestro cuerpo, por lo que no es necesario que consumamos grandes cantidades cada día. Esta es una de las razones por las que los nutricionistas siempre nos aconsejan seguir una dieta que sea variada y equilibrada, pues esto es fundamental para evitar los excesos y las carencias de nutrientes. 

Seguir un estilo de vida sano no solo es estupendo para mantener un peso saludable, sino que puede ser una de las formas más efectivas de evitar las deficiencias o las carencias de nutrientes. Es por ello que la exposición al sol puede llegar a ser realmente beneficioso para nuestro estado físico y para nuestro estado emocional, ya que salir a la calle puede ser estupendo para que nuestro cuerpo obtenga vitamina D y para reducir el estrés.

Este es uno de los motivos por lo que vale la pena que realicemos actividades al aire libre y disfrutemos del sol, aunque si vamos a estar todo el día en la playa o si vamos de caminata, no nos podemos olvidar del protector solar.

Y claro, la exposición solar regular, junto con una alimentación que sea balanceada, variada y llena de nutrientes, nos permitirá estar seguros de que nuestros niveles de vitamina son los adecuados.

Además, tener niveles saludables de vitamina D, también nos asegura tener huesos sanos y fuertes, ya que la deficiencia de esta vitamina puede hacer que pierdan densidad, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir fracturas, osteoporosis o raquitismo. Esto hace que la exposición al sol y una buena alimentación sean vitales para que obtengamos la cantidad de vitamina D que nuestro organismo necesita.

exposición al sol
Estudié Nutrición Humana y Dietética en la Universidad de Alicante y Ciencia y Tecnología de los Alimentos en la UPV. A lo largo de los años me he dado cuenta que ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimentarios y su día a día es lo que más me gusta de este trabajo, lo que me motiva a seguir con fuerza cada día. Número de colegiado: CV00442 / Colegio: Codinucova