terrazas de verano

Comer en las terrazas de verano de forma saludable

Llega el buen tiempo y con él se llenan las terrazas de verano, siendo frecuentes las comidas, cenas o copitas al aire libre, en bares, restaurantes o chiringuitos de playa. Pero…¿qué pasa si estamos a dieta? Pensamos que vamos a echar por la borda todos los logros que hemos conseguido este tiempo alimentándonos bien y cambiando nuestros hábitos con una dieta para adelgazar. La buena noticia es que no tenemos por qué privarnos de comer fuera de casa ya que si sabemos elegir bien, tenemos un montón de opciones saludables y buenísimas en bares y restaurantes y en sus respectivas terrazas de verano.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir bien nuestros platos?

dieta personalizada

Es importante que valoremos tanto la calidad como la cantidad de los alimentos y tener una alimentación consciente. Si bien no es necesario contar las calorías de lo que vamos a consumir, debemos moderar las cantidades y elegir aquellos alimentos ricos en nutrientes. Por ejemplo, las frituras, rebozados y salsas van a ser ricos en calorías y no nos van a aportar ningún beneficio, al igual que las bebidas azucaradas con gas, el alcohol o los postres ricos en azúcar.

En cambio, tenemos muchísimas otras opciones saludables y muy buenas a la hora de comer o cenar en terrazas de verano como las siguientes:

Comida en terrazas de verano

Encurtidos

Aceitunas, cebolletas, pepinillos, altramuces o banderillas con anchoas o boquerones son un aperitivo estupendo para acompañar la bebida, si hemos salido a tomar algo rápido y ligero con los amigos o la pareja. Además, nos aportan grasas buenas, favorecen la digestión, son probióticos y muy saciantes.

Gazpacho andaluz o salmorejo

Con el calor, estas opciones son ideales para hidratarnos bien y consumir verduras y hortalizas. Son ricos en antioxidantes y vitaminas como los betacarotenos y además nos van a aportar muy poquitas calorías.

Sepia o calamar a la plancha

La sepia es rica en minerales como el calcio, el selenio y el yodo, y contiene vitaminas A, B y E, así como el calamar destaca por su contenido en potasio, magnesio, zinc, fósforo, hierro y manganeso y su bajo contenido en mercurio. Eso sí, siempre optaremos por consumirlo a la plancha y evitaremos los calamares a la romana o la sepia rebozada.

Berberechos, mejillones, navajas, almejas

Siempre cocinados al vapor, a la plancha con picadillo de verduras o al ajillo es un plato saludable para compartir con tus amigos o pareja. Son ricos en minerales como el potasio, el zinc, el fósforo, el yodo y el hierro.

Setas y champiñones con ajo y perejil

Resultan muy saciantes y aportan fibra y muy pocas calorías.

Plato de jamón ibérico

Es cardiosaludable y favorece el desarrollo de la masa muscular por su aporte de proteínas, ¡además de estar riquísimo!

Ensaladas

Son siempre una buena elección y más en esta época del año. Ricas en agua, fibra y vitaminas, puedes elegirlas con fruta y frutos secos; eso sí, huye de aquellas que llevan pollo rebozado, picatostes o aderezos muy poco saludables.

Frutos secos

Un cuenco pequeñito de frutos secos naturales nos va a aportar grasas saludables y nos van a saciar bastante. Elígelos siempre sin tostar y sin sal.

Hummus con crudités de verdura

Una opción súper fresquita y rica en fibra y proteínas. Ahora mismo, hay muchos tipos de hummus, puedes encontrar el original de garbanzos o de berenjena, calabaza, lenteja… También puedes elegir la opción de dipear con guacamole, aportando grasas saludables a tu dieta.

Pulpo a la gallega

El pulpo a la gallega, al igual que la sepia o el calamar, es rico en hierro, calcio, potasio, magnesio y vitaminas del grupo B como el ácido fólico. Es rico en proteínas de calidad y tiene un contenido muy bajo en grasas e hidratos de carbono y colesterol. Además contiene bastante agua y al tener que masticarlo bastante por su textura, resulta un alimento muy saciante. Es muy común pedir pulpo a la gallega, pero también existe la opción de tomarlo a la brasa o en salpicón de marisco.

Gambas y langostinos

Frescos o a la plancha evitando siempre las opciones fritas o rebozadas. Nos aportan ácidos grasos omega 3, protegiéndonos de enfermedades cardiovasculares y a la vez reducen los niveles de colesterol malo y aumentan el bueno.

Revuelto con espárragos trigueros

El huevo siempre va a ser una buena opción. Una forma muy común de tomarlo fuera de casa es revuelto acompañado de alguna verdurita.

Platos saludables en las terrazas de verano

Como principal siempre podemos pedir una parrillada de verduras, carne blanca o pescado a la plancha con guarnición de verduras o patata asada.

Como postre aprovecharemos para tomar fruta, café o infusión, evitando siempre los dulces, aunque teniendo en cuenta siempre que un capricho de vez en cuando es posible.

A la hora de beber, lo mejor, el agua. Podemos tomarla natural, con gas y un poquito de limón, pero también tenemos otras opciones como el zumo de tomate, té o café helado, limonada o smoothies de frutas.

Consejos para comer saludable en una terraza de verano

Nuestra dieta de verano ha de ser la misma que hemos conseguido llevar el resto del año, es decir, una dieta saludable, variada y equilibrada, aprovechando esta estación para comer platos fresquitos ricos en vitaminas y minerales propios de la dieta mediterránea como las verduras y hortalizas en ensaladas, cremas frías o gazpachos. De igual forma, es una buena ocasión para tomar las legumbres, las pastas y el arroz en ensalada, a las que les podemos añadir proteína como carne, pescado o huevo; el salpicón de marisco o los poké bowls que están tan de moda son también buenas elecciones. De esta forma conseguiremos platos completos, fáciles de preparar y que sientan genial en esta época del año.

La fruta siempre será la mejor elección como postre. Ahora en verano tenemos fruta de temporada riquísima como los albaricoques, las brevas, las cerezas, el melón o la sandía que además nos van a ayudar a estar bien hidratados. A la hora de almorzar y merendar podemos aprovechar para hacer smoothies o batidos de frutas bien fresquitos o helado casero a base de frutas o frutos secos.

También es importante que sigamos teniendo un estilo de vida activo. Podemos aprovechar este tiempo tan bueno para dar un paseo después de cenar y volver a casa caminando. Así consumiremos más energía y tendremos una mejor digestión.

Comer en una terraza no es tan complicado, si nos hemos estado cuidando el resto del año y sabemos qué alimentos debemos escoger. Se trata de disfrutar del momento con las personas que nos rodean, así que si por lo que sea te das un capricho, no te sientas culpable, somos humanos. Pero recuerda que no será la última vez que vayas a salir a comer fuera de casa, así que intenta escoger lo mejor posible siempre que puedas.

Lo ideal sería que al igual que el resto de días, nuestra comida o cena fuera de casa estuviera basada en el plato saludable, es decir, en hidratos de carbono de calidad, proteínas, verduras y hortalizas y grasas saludables, de esta forma nos aseguraremos de que los alimentos sean los adecuados y que nuestra comida sea sana y equilibrada.

Si quieres empezar a cuidarte, cualquier momento es bueno para empezar con ayuda de profesionales de la nutrición. En Corporis Sanum te enseñamos cómo hacerlo tanto dentro como fuera de casa a través de dietas personalizadas online,  adaptadas a tus gustos y necesidades para que consigas tus objetivos y puedas mantenerlos a lo largo del tiempo.

terrazas de verano