poke bowl delicioso saludable corporissanum

El poke bowl está de moda. Y no es de extrañar. Saludable y delicioso, ¿qué más se puede pedir?

Con la llegada del verano, apetecen platos fresquitos y sencillos. Hay muchas opciones: ensaladas de legumbres, gazpachos, poke…

dieta personalizada

Es muy buena opción adaptar nuestra alimentación a las diferentes estaciones. Además que nuestro cuerpo lo agradece, pues con el calor buscamos platos que nos refresquen, hace que nuestra alimentación sea más variada y divertida.

Está genial saber que con el calor llegan a nuestra mesa platos que durante unos meses habíamos dejado un poco de lado.

Por eso hoy os queremos hablar del poke, un plato bastante sencillo de elaborar, saludable y muy rico.

¿Sabes de dónde proviene el poke y qué alimentos lo componen?

El poke es un plato de origen hawaiano. En sus inicios, se trataba de un plato a base de pescado deshuesado y cortado a filetes, acompañado principalmente de algas, algo bastante lógico tratándose de un plato típico de una isla.

A día de hoy, las influencias de países asiáticos, sobretodo de la cocina japonesa, han hecho que el poke haya ido evolucionando, hasta llegar al plato tal como lo conocemos hoy en día. Un plato completo, muy colorido y sabroso.

Normalmente el poke moderno se compone de pescado, atún o salmón marinados, acompañado de algas, pepino, aguacate… Se aliña con un poquito de salsa de soja, semillas de sésamo y otras especias.

Ahora bien, si no te gusta es pescado ‘crudo’, estás de suerte, pues esta no es la única forma de preparar un delicioso poke bowl.

¡Prepara el tuyo!

Es una receta que no tiene límites. Puedes utilizar el pescado que quieras, incluso marisco, siempre que mantenga un mínimo de firmeza.

Se puede preparar con una preparación tipo ‘tataki‘, o incluso totalmente asado a la plancha. Incluso se puede preparar con lomos de bonito o de atún en conserva.

Lo mismo con los vegetales, aunque lo más común en encontrar pepino, aguacate, zanahoria y rábanos, a veces también incluye edamame, maíz, col o ensalada.

Si sois atrevidos podéis contrastar con un poco de chucrut, o algún otro tipo de encurtidos de calidad, como el pickle de takuán, o unos pickles de pepino caseros.

Las algas más comunes que se utilizan suelen ser kelp o nori. Aunque también se pueden utilizar otras como la arame, agar agar o umibudo.

Prepararlo es tan sencillo como disponer estos ingredientes de manera ordenada en un bol sobre un fondo de arroz cocido. El utilizado normalmente es arroz redondo tipo sushi, te recomendamos que lo pruebes con arroz integral. Y si quieres innovar y probar con otros sabores

¡Anímate y haz tus propias combinaciones!