Albondigas de lentejas

Te vamos a enseñar a preparar albondigas de lentejas. Uno de los principales impedimentos – o excusas – a la hora de proponernos iniciar una dieta para perder peso es pensar que esa dieta nos obligará a comer muy poco. Además, solemos pensar que esos platos serán insípidos y nada apetitosos. Tenemos que decirte que ese razonamiento no puede estar más equivocado. Para empezar, una dieta no es una jaula, sino un estilo de vida, y ese estilo de vida está lleno de platos tan sabrosos como saludables. Esto es algo que podrás comprobar con nuestros planes de dieta personalizados para adelgazar 5 kilos.

Nuestra receta de hoy es uno de los muchísimos platos que forman parte de esos planes de dieta, y queremos mostrártela a modo de aperitivo de todo lo que encontrarás en ellos. Como ves, se trata de unas deliciosas albóndigas de lentejas. Esta es una rica versión vegetariana de las tradicionales y tan amadas albóndigas. Nada te impide disfrutar de las albóndigas de manera saludable, y por ello te traemos esta receta de albóndigas de lentejas. Este es un plato saciante que perfectamente puede servir como plato principal.

Ingredientes de las Albóndigas de Lentejas con Champiñones:

  • 200 gramos de champiñones
  • 50 gramos de cebolla picada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 10 gramos de perejil fresco
  • 1 gramo de tomillo seco
  • 1 gramo de comino molido
  • 1 gramo de cúrcuma molida
  • 1 gramo de sal
  • 20 gramos de harina de garbanzos
  • 5 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 100 gramos de lentejas cocidas

Preparación de las Albóndigas de Lentejas con Champiñones:

Antes de ponernos manos a la obra con el paso a paso de esta receta de albóndigas de lentejas con champiñones, queremos compartir contigo algunas indicaciones que te permitirán llevar a cabo esta elaboración de una forma mucho más cómoda.

Para empezar, antes de cocinar reúne los utensilios que te serán necesarios durante la preparación. En este caso simplemente te harán falta un cuchillo, un cuenco, una tabla de cortar y una sartén. Además de, por supuesto, los ingredientes que acabamos de indicarte en el apartado anterior.

¿Ya los tienes? Pues ahora sí, ¡vamos a ello!

Primer paso

 

Pica bien fina la cebolla y ponla a pochar en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Mientras tanto, lava y corta en láminas los champiñones. Cuando la cebolla ya esté transparente añade el ajo, los champiñones y las especias. Nos referimos al perejil, el comino, el tomillo y la cúrcuma. También puedes añadir hojas de laurel. Buscamos que se sofría todo junto. 

Una vez has hecho lo anterior, es momento de incorporar las lentejas cocidas a la sartén. Continúa cocinando a fuego medio – bajo unos minutos más. Agrega un poco de sal y pimienta negra a fin de que las lentejas ganen un poco de sabor. 

Se trata de conseguir una mezcla homogénea, por lo que puedes utilizar la batidora y verterla en el vaso con el propósito de lograr una especie de puré con los componentes que hemos indicado antes. Lo más importante es que estos queden perfectamente integrados. 

Segundo paso

 

Pasa la mezcla a un bol o cuenco y añade los huevos y el pan rallado. Es el momento de formar las albóndigas. Para que te hagas una idea, lo ideal es que te queden bolitas del tamaño de una nuez. Conseguirlo será más sencillo si te humedeces las manos antes de empezar a ello. Así no se te pegará la masa a la piel. 

Una vez tengas las bolas hechas, pásalas por un plato con harina de garbanzos hasta que queden bien rebozadas por ella. La harina contribuirá a que la masa espese. 

También podrías optar por freír las albóndigas de lentejas en una sartén con abundante aceite caliente, y una vez doradas trasladarlas a una bandeja o plato con papel absorbente a fin de retirar el exceso de aceite. No obstante, como buscamos que esta sea una receta lo más saludable posible, nosotros proponemos hornear. El resultado final es igual de delicioso y mucho más ligero. 

Tercer paso

Enciende el horno y gradúa la temperatura a unos 180 grados. 

Coloca las albóndigas de lentejas que has preparado en una bandeja apta para el horno. Esta debe estar forrada con papel de hornear. En caso de que no tuvieras ninguna bandeja adecuada, otra manera de hacerlo sería untar la bandeja con mantequilla. 

Mantén la bandeja con las albóndigas de lentejas en el horno durante un tiempo aproximado de 15 minutos. 

Como siempre que cocinamos cualquier plato al horno, sugerimos que te mantengas pendiente del desarrollo del horneado vigilando regularmente el estado en el que está en cada momento la preparación. Así conseguirás que las albóndigas de lentejas queden en su punto. 

Eso es todo. Ya tienes tus albóndigas de lentejas listas. Probablemente te sobre bastante cantidad, de manera que puedes guardar el resto en el congelador. También puedes guardarlas en el frigorífico si vas a consumirlas pronto.

El hecho de que de esta receta saques una cantidad abundante de albóndigas con lentejas la convierte en una opción ideal para cocinar en fin de semana y dejar comida lista para la semana. Así la falta de tiempo tampoco podrá ser una excusa.

Esta receta de albóndigas de lentejas es también una preparación ideal para hacer con un robot de cocina, sobre todo por el tiempo que te ahorras. Si te decidieras por hacerla así, bastaría con colocar los ingredientes y escoger la velocidad más indicada para la preparación. Una vez con la masa hecha, moldea con las manos las bolitas de albóndigas de lentejas que introducirás en el horno. 

También queremos avisarte de que si, por el motivo que sea, esta receta de albóndigas de lentejas no te convence, tienes diferentes alternativas con una mínima variación con respecto a la receta que te acabamos de proponer. Hablamos por ejemplo de albóndigas de lentejas en salsa de tomate casero o tomate triturado y verduras.

Las albóndigas de lentejas con champiñones son un buen modo de incorporar a la dieta platos vegetales en el caso de que tú o alguno de los comensales de tu casa no seáis demasiado aficionados a este tipo de alimentos. Estamos seguros de que, cuando la hagas, quedarás encantada con esta receta de albóndigas de lentejas con champiñones. Lo mismo podemos decir de otras recetas que encontrarás en nuestros planes nutricionales, como la de quinoa con verduras o la de fabes con almejas. ¿A qué esperas para probarlas todas?

ESTA Y OTRAS MUCHAS MÁS RECETAS EN NUESTROS PLANES NUTRICIONALES

Albondigas de lentejas

Uno de los principales impedimentos - o excusas - a la hora de proponernos iniciar una dieta para perder peso es pensar que esa dieta nos obligará a comer muy poco. Además, solemos pensar que esos platos serán insípidos y nada apetitosos. Tenemos que decirte que ese razonamiento no puede estar más equivocado. Para empezar, una dieta no es una jaula, sino un estilo de vida, y ese estilo de vida está lleno de platos tan sabrosos como saludables. Esto es algo que podrás comprobar con nuestros planes de dieta personalizados para adelgazar 5 kilos.

Tipo: Aperitivo

Cocina: Mediterránea

Palabras claves: Albondigas de lentejas

Rendimiento de la receta: 4 personas

Tiempo de preparación: 5M

Tiempo de cocinado: 40M

Tiempo total: 45M

Ingredientes de la receta:

  • 200 gramos de champiñones
  • 50 gramos de cebolla picada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 10 gramos de perejil fresco
  • 1 gramo de tomillo seco
  • 1 gramo de comino molido
  • 1 gramo de cúrcuma molida
  • 1 gramo de sal
  • 20 gramos de harina de garbanzos
  • 5 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 100 gramos de lentejas cocidas

Instrucciones de la receta:

Primer paso:

  • Pica bien fina la cebolla y ponla a pochar en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Mientras tanto, lava y corta en láminas los champiñones. Cuando la cebolla ya esté transparente añade el ajo, los champiñones y las especias. Nos referimos al perejil, el comino, el tomillo y la cúrcuma. También puedes añadir hojas de laurel. Buscamos que se sofría todo junto. Una vez has hecho lo anterior, es momento de incorporar las lentejas cocidas a la sartén. Continúa cocinando a fuego medio - bajo unos minutos más. Agrega un poco de sal y pimienta negra a fin de que las lentejas ganen un poco de sabor. Se trata de conseguir una mezcla homogénea, por lo que puedes utilizar la batidora y verterla en el vaso con el propósito de lograr una especie de puré con los componentes que hemos indicado antes. Lo más importante es que estos queden perfectamente integrados.

Segundo paso:

  • Pasa la mezcla a un bol o cuenco y añade los huevos y el pan rallado. Es el momento de formar las albóndigas. Para que te hagas una idea, lo ideal es que te queden bolitas del tamaño de una nuez. Conseguirlo será más sencillo si te humedeces las manos antes de empezar a ello. Así no se te pegará la masa a la piel. Una vez tengas las bolas hechas, pásalas por un plato con harina de garbanzos hasta que queden bien rebozadas por ella. La harina contribuirá a que la masa espese. También podrías optar por freír las albóndigas de lentejas en una sartén con abundante aceite caliente, y una vez doradas trasladarlas a una bandeja o plato con papel absorbente a fin de retirar el exceso de aceite. No obstante, como buscamos que esta sea una receta lo más saludable posible, nosotros proponemos hornear. El resultado final es igual de delicioso y mucho más ligero.

Tercer paso:

  • Enciende el horno y gradúa la temperatura a unos 180 grados. Coloca las albóndigas de lentejas que has preparado en una bandeja apta para el horno. Esta debe estar forrada con papel de hornear. En caso de que no tuvieras ninguna bandeja adecuada, otra manera de hacerlo sería untar la bandeja con mantequilla. Mantén la bandeja con las albóndigas de lentejas en el horno durante un tiempo aproximado de 15 minutos.

Puntuación del editor:
5
Albondigas de lentejas
Soy cocinero de vocación y de profesión, decidí cambiar mi vida en la ingeniería mecánica para dedicarme a lo que verdaderamente siempre me ha motivado, cursando mis estudios en la escuela de cocina de Benidorm Ies Mediterranea, en el 2006, siempre con una formación activa con diferentes tipos de cursos y por un interés por todo tipo de cocina, siempre desde la base de la cuidada tradición e incorporando nuevas técnicas para que el resultado en el plato sea tan sabroso como saludable. Después de mis trece años dedicándome a como digo yo “ quitar el hambre en esta parte del mundo”, decidí enfocar mis intereses y mi inquietud en que mucha mas gente pierda el miedo a cocinar a la vez que con unos pequeños hábitos saludables, pueda mejorar la vida de uno mismo y de la gente que le rodea. Disfruto de mi trabajo y de ver como cada día más gente consigue sus objetivos con mi ayuda. Yo sigo creciendo con ellos.