La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos que habitan en el intestino. Anteriormente conocida como flora intestinal o microflora intestinal. Tal es su importancia en nuestro cuerpo, que hasta se esta planteando considerarla como un nuevo órgano. Que realiza funciones concretas para el mantenimiento de la salud.

A día de hoy, se sabe que tiene mucha relación con el crecimiento, con la inmunidad y con la nutrición. Desde el punto de vista de la nutrición, tener alteración en la microbiota intestinal está relacionado con la obesidad y trastornos gastrointestinales, como la celiaquía o el síndrome del intestino irritable.

dieta personalizada

La composición de la microbiota empieza desde el nacimiento, ya que antes de nacer el estomago es estéril, esta evoluciona a lo largo de la nuestra vida y se puede afectar por multiples factores externos relacionados con nuestro estilo de vida como es el consumo de tabaco, la alimentación rica en azúcar.

Destaca la importancia de nuestros hábitos alimentarios, ya que dependiendo de lo que comamos, estamos favoreciendo el crecimiento de unos microorganismos u otros.

Los prebióticos y probióticos

Consumir prebióticos y probióticos tienen una influencia positiva sobre el crecimiento de la microbiota, ya que favorece el crecimiento de los microorganismos buenos.

Los prebioticós son alimentos no digeribles que favorecen el crecimiento de las bacterias a base de aportarles diferentes sustratos. Son alimentos de origen vegetal como el ajo, la cebolla, las alcachofas, las frutas, la avena y las legumbres.

Los probióticos son alimentos fermentados, los cuales proporcionan bacterias vivas externas a nuestra microbiota, principalmente son lácteos como los yogures.

Tener una buena microbiota ayuda a al aparato digestivo a digerir algunas sustancias que el propio intestino grueso o intestino delgado no puede. También favorece a la producción de vitaminas de grupo B, vitamina K y a tener una mejor mucosa intestinal.

Escucha tu cuerpo, si tienes muchos gases, digestiones pesadas o hay alimentos que no te sientan bien, es posible que cambiando tu alimentación mejores tu microbiota y reduzcas los síntomas, así te sentirás mejor en el día a día.