Los nutrientes están presentes en los alimentos. La única forma de poder aportar a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita es seguir una alimentación saludable y por supuesto equilibrada.

Se dividen en esenciales y no esenciales. Los primeros son aquellos que el cuerpo no puede sintetizar por sí solo y que, por tanto, deben adquirirse a través de los alimentos. Los no esenciales los produce nuestro cuerpo automáticamente a partir de otros componentes.

Los nutrientes esenciales son los hidratos de  carbono, las proteínas y las grasas. Estos también se denominan macronutrientes, ya que nos aportan energía y se necesitan en grandes cantidades. Los micronutrientes son las vitaminas y los minerales y, al contrario que los anteriores, ni nos aportan energía ni los necesitamos en grandes cantidades.

Además, el agua también es uno de los nutrientes esenciales. Su presencia en nuestro cuerpo en las cantidades adecuadas es imprescindible.

Una alimentación saludable y equilibrada hará que no falte ningún nutriente en nuestro organismo.