Dieta para bajar de peso

Cuando quieres bajar de peso, mejorar el colesterol, controlar la tensión arterial… ¿qué es lo que haces? ¿Dejas de tomar hidratos de carbono? ¿Eliminas las grasas? ¿Cocinas todo sin sal? Y lo que más me interesa, cuando consigues tu objetivo, ¿sigues con este tipo de alimentación o vuelves a comer como hacías anteriormente?

El motivo por el que escribo esta entrada en el blog, es para animarte a que no vuelvas a empezar una dieta nueva, una dieta que tiene fecha de caducidad, una dieta que empiezas un día y el tercero te lo saltas porque ya estas aburrid@.

dieta personalizada

Antes que nada, quiero aclarar que significa la palabra dieta. Dieta hace referencia a los alimentos, tanto comida como bebida, que elegimos para consumir, con el objetivo de cubrir nuestras necesidades. Esta dieta puede ser sana, puede ser vegetariana, puede ser rica en fibra o puede ser blanda. Lo que quiero aclarar que la palabra dieta no solo significa controlar lo que comes para conseguir bajar o subir de peso.

Simplemente, pensamos que el hecho de “ponerse a dieta” consiste en restringir alimentos, estar muchas horas sin comer y pasar hambre, a lo que lleva a aumentar la ansiedad. Cuando no conseguimos controlar esta ansiedad, empieza el picoteo y los atracones, logrando que acabemos tirando la “dieta” por la borda.

Creer que para quitarte esos kilos de mas tienes que sufrir y tener mucha fuerza de voluntad, es una equivocación. Por otro lado, si lo que quieres es disfrutar de tus nuevos hábitos para conseguir mantener un peso saludable estable, sin tener efecto sobre tu salud osea, hormonas, masa muscular o metabolismo, tienes que tomar conciencia de que comer sano es divertido, sin necesidad de prohibir alimentos y que es compatible con los eventos sociales.

En Corporis Sanum queremos que te olvides de hacer “dietas” solo queremos enseñarte a llevar una alimentación saludable para que comas sano para siempre. Y, ¿Sabes como lo vas a conseguir? Porque vas a aprender a:

  • Planificar tus menús saludables
  • Cocinar recetas apetitosas y variadas
  • Comprar alimentos adecuados
  • Organizar tu semana para no llegar a la improvisación y las malas elecciones

Y lo más importante, es que tú vas a ser el protagonista de este cambio, la alimentación se va a adaptar a ti y no tu a ella, vas a tomar conciencia de todo lo que vas logrando en tu día a día y esto es lo que te va a dar fuerzas a seguir con tu nuevo estilo de vida.