Realmente seguimos la dieta mediterránea?

En los últimos años, parece que nos estamos preocupando más por nuestra alimentación. Queremos comer bien y sentirnos mejor. Y es buena señal. Pero debemos ser más conscientes y analizar mejor nuestras decisiones, pues puede que haya aspectos a mejorar.

Nos sentimos muy orgullosos de nuestra dieta, la famosa «dieta mediterránea». Pero, ¿nuestra alimentación actual cumple realmente con esta dieta tan saludable?

dieta personalizada

Veamos primero cuáles son las características principales de la dieta mediterránea.

La dieta mediterránea se caracteriza, muy resumidamente, por estar compuesta por cereales integrales, verduras y frutas frescas, mayor consumo de pescado que de carne y todo cocinado de forma sencilla o aliñado con aceite de oliva y abundantes hierbas aromáticas.

Se trata por tanto de una alimentación que podríamos considerar saludable, pero ¿realmente comemos así actualmente?

Por desgracia no. A día de hoy, no se cumplen, o en muy pocos casos, estas premisas. Se suele abusar de alimentos precocinados, comemos en general mucha más carne que pescado, las cocciones que utilizamos no suelen ser las más saludables… por lo que no podemos decir que sigamos una dieta mediterránea.

Así que lo mejor es que empecemos a prestar más atención a lo que comemos.

Consume mayor cantidad de alimentos frescos y poco procesados y dedica más tiempo a la preparación de tus comidas. Puede que entonces te acerques más al modelo mediterráneo del que tanto presumimos.