Comida sana para los niños, es tu responsabilidad

¿Tan importante es comer bien? Queremos que nuestros hijos crezcan sanos y fuertes, guapos, altos… Pero parece que queremos que eso sea por arte de magia, sin implicarnos, porque ellos decidan hacer todo bien por naturaleza. Preparar comida sana para los niños es nuestra responsabilidad.

La verdad es que esto no es así. Los más pequeños nos necesitan para aprender y en nuestras manos está enseñarles todo lo mejor. Y por supuesto, tenemos la responsabilidad de enseñarles a comer bien y ofrecerles las opciones más saludables.

dieta personalizada

En muchos aspectos somos firmes, por el bien de nuestros hijos. No les damos café en el desayuno por mucho que lo pidan; les obligamos a ducharse para que estén limpios; los llevamos al colegio aunque no quieran… ¿Por qué con la comida cedemos tan rápido? Como padres y madres, la responsabilidad es nuestra, no de nuestros hijos.

Difícil, pero no imposible

La verdad es que la industria alimentaria ha hecho tan bien su trabajo que muchas veces les damos los peores alimentos pensando que son buenos (eso nos dicen) y criticamos a los que de verdad están buscando lo mejor para sus hijos. Se les tacha de raros, de malos padres, de exagerados…

Así que debemos ponernos manos a la obra en este aspecto y pensar en cuál es realmente la comida sana para los niños. A no ser que nuestros hijo tenga una circunstancia especial que requiere atenciones específicas, te recomiendo que empieces a perder el miedo. La mayoría de los problemas actuales vienen del exceso de alimentación, no del defecto.

Tenemos miedo a que pasen hambre, a que se desmayen… Por su felicidad, por verlos contentos, les damos lo que piden. Y la verdad es que no se debe utilizar la comida ni como premio ni como castigo. Los niños son muy listos, y saben tocar nuestra fibra sensible para conseguir lo que ellos quieren. Nos ponen esos ojitos… ¿quién puede resistirse? Si un día no tienen hambre y les ofrecemos otra cosa para que no se queden sin comer, aprenderán esa técnica y la utilizarán siempre que puedan y/o quieran.

¿Tan difícil es ofrecer comida sana para los niños?

Otro aspecto en el que solemos fallar es cuando les damos a elegir entre varias opciones. Es muy importante, por no decir imprescindible, que las opciones sean equivalentes. Es decir, ¿qué quieres para merendar, manzana o pera? Para mañana prefieres, ¿arroz con verduras o pasta con verduras? Si le das a escoger alimentos no equivalentes, es muy probable que escoja la opción menos saludable.

Si a los adultos a veces nos cuesta evitar en la tentación, ¿cómo lo van a hacer los más pequeños? Ellos no tienen la capacidad de saber qué es bueno para ellos y qué no lo es. Se guían por el sabor y la apariencia. Y si hay regalito pues ya ni te cuento. Si te fijas, regalar algo es una de las estrategias más utilizadas en la venta de productos, casualmente en los alimentos más insanos. Es la mejor opción para llamar la atención de los niños y que acabes comprándolo. Así que desconfía de los productos que regalan un muñeco o un vaso con dibujos.

Aprender a comer bien es uno de los mejores regalos que le puedes hacer a tu hij@. Le evitará situaciones incómodas, podrá conocer otras culturas no solo a través de los ojos, sino también a través del paladar, aprenderá qué alimentos son buenos y cuáles no le aportan nada…

Es tu responsabilidad darle lo mejor que esté en tus manos. Ofrecer comida sana para los niños es más fácil de lo que parece 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =