¿por qué es bueno caminar?

¿Por qué es bueno caminar? Un estilo de vida saludable depende de una dieta sana y actividad física regular. Estos son los dos ingredientes fundamentales del bienestar mental y corporal. Cuando hablamos de ejercicio no solo nos referimos a la práctica de un deporte que requiere entrenamiento previo o buenas dosis de desgaste energético, sino a todo aquello que evite que caigamos en el sedentarismo. La mejor combinación para ello es seguir un programa de actividad física junto a un plan de dieta personalizado, entre los que destacan los planes de dietas para adelgazar.

Siguiendo con nuestra intención de alejar de nuestra vida el sedentarismo, queremos destacar la gran ventaja de las caminatas diarias como mejor manera de empezar: están al alcance de la mayoría de personas sin que estas tengan que realizar una gran preparación previa que acabe desarmándolas de su propósito. De hecho, con un poco de imaginación es posible incluir el hábito en nuestras rutinas cotidianas.

¿Qué te parece ir andando al trabajo? ¿O aparcar a una distancia media de tu destino y completar el trayecto a pie? ¿Quizás coger el autobús en la siguiente parada a la habitual? 

Hay personas que no necesitan “excusas” para caminar. Les encanta aprovechar el buen tiempo y liberar la tensión acumulada durante la jornada. Les relaja. Sienten, con razón, que lo que están haciendo favorece su salud mental. Otras, en cambio, han de crearse la obligación de hacerlo.

Si perteneces a este último grupo y te preguntas por qué es bueno caminar, y sobre todo por qué te habría de gustar caminar, deja de pensar en términos de preferencias y plantéatelo en términos de beneficios. Comprobarás que lo que empieza siendo una disciplina autoimpuesta se convierte pronto en un placer que echas de menos cuando no puedes disfrutar de él.

Así pues, ¿cuál será la motivación inicial? ¿El punto de partida? Comprender los beneficios de caminar.

¿Por qué es bueno caminar?: Beneficios 

¿Por qué es bueno caminar? Por infinidad de motivos. Para empezar, caminar reduce el riesgo de padecer cardiopatías. Algunos estudios calculan que dos km al día – unos 30 minutos de caminata – disminuyen en un 28% el porcentaje de sufrir una parada cardíaca. Razón más que suficiente, ¿no crees?

Añadimos otros beneficios de caminar: pierdes grasa corporal, fortaleces los huesos y los músculos, aumentas los niveles de energía, de equilibrio y de coordinación, mejoras los procesos cognitivos… A continuación los ampliamos.

1. Protege tu salud cardiovascular

Ya te hemos avanzado que caminar reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y de sufrir accidentes cerebrovasculares. También hace descender los niveles de colesterol “malo” (LDL) y ascender los de colesterol “bueno” (HDL).

Ten en cuenta que cualquier actividad física que aumente la frecuencia cardíaca es un ejercicio para el corazón. Pues bien, caminar es un magnífico ejercicio aeróbico, en particular para las personas que realizan una escasa actividad dinámica, o incluso ninguna.

Lo dicho, una caminata rápida de alrededor de 30 minutos contribuye muy notablemente a controlar la presión arterial. Evitamos cuadros de hipertensión arterial que pudieran derivar en accidentes cardiovasculares.

2. Previene y combate ciertas patologías

Caminar nos ayuda a alejar determinadas enfermedades, y también a mantenerlas a raya si ya las hemos contraído. Nos referimos a patologías como la diabetes tipo 2, el asma y determinadas clases de cáncer. Según algunas investigaciones, andar de forma regular a ritmo moderado disminuye hasta un 20% la probabilidad de desarrollar cáncer de colon, de mama o de útero.

3. Ayuda a mantener el peso justo

Es cierto que el punto de partida para perder peso y, sobre todo, mantenerlo, son las dietas para adelgazar. Estas incluyen la realización de ejercicios para adelgazar, que tan efectivos resultan. Pese a ello, a veces nos olvidamos de algo tan obvio como caminar. Haciéndolo no solo consigues quemar calorías, sino que caminar también aumenta la masa y el tono muscular.

4. Favorece los procesos cognitivos

Toda actividad física protege las funciones cerebrales. Los neurólogos opinan que caminar es un magnífico aliado contra las enfermedades neurodegenerativas al propiciar que los procesos cognitivos se desarrollen correctamente.

5. Previene las patologías óseas

Caminar fortalece y hace crecer la densidad ósea. Además, refuerza las articulaciones. Como resultado de todo ello, caminar ayuda a prevenir patologías óseas tales como la artrosis y la osteoporosis.

6. Tonifica la musculatura

Caminar define las pantorrillas, los cuádriceps y los isquiotibiales. También levanta los glúteos. Cuando se camina deprisa, la velocidad proviene del movimiento de los brazos, y como consecuencia estos se tonifican. También tonifica los hombros y la espalda.

Por otra parte, adoptar una postura correcta al caminar trabaja simultáneamente los abdominales y reduce la cintura.

¿por qué es bueno caminar?

 

7. Obtienes vitamina D

Por si fuera poco, si andas a la luz del día (convenientemente protegido de la exposición solar), obtienes vitamina D. Se trata de un nutriente esencial que pocos alimentos contienen. Además, la vitamina D desempeña un papel clave en la salud ósea y del sistema inmunológico.

8. Proporciona bienestar mental y emocional

Caminar libera endorfinas al torrente sanguíneo. La consecuencia de ello es la disminución del estrés y de la ansiedad. Por ello caminar está también muy indicado en casos de trastornos ansioso depresivos de carácter leve.

Por otra parte, caminar propicia que se active la circulación sanguínea. Y, al activarse, crecen los niveles de oxígeno que llegan a las células del cuerpo, con lo cual también suben los niveles de energía.

Consejos para caminar correctamente

¿Hay una manera correcta de caminar? Esa es la segunda pregunta que podrías hacerte justo después de ¿por qué es bueno caminar? 

Y lo cierto es que sí. Tanto en lo referente a la postura que tomamos como al equipo que llevamos. Vamos a darte unos cuantos consejos sobre ambas cuestiones:

En relación a la postura

  • Cabeza alta
  • Cuello, espalda y hombros relajados
  • Balancea los brazos con una ligera flexión de codos
  • Aprieta los músculos abdominales con la espalda recta
  • Apoya primero el talón, luego los dedos
  • Haz pasos pequeños para no castigar los gemelos

En relación al equipo

Naturalmente, el equipo que debas llevar varía en caso de tratarse de una caminata diaria integrada en tu jornada habitual o de una caminata que lleves a cabo premeditadamente como parte de una rutina semanal de ejercicio físico.

En este último caso:

  • Elige calzado cómodo, flexible, que permita la transpiración del pie (nylon, cuero…). Procura que sea una suela que absorba bien el impacto contra el suelo.
  • Viste prendas holgadas y ligeras
  • Si has de transportar algo más (una botella de agua, por ejemplo), llévalo en una mochila colgada a la espalda para que no dificulte tus movimientos.
  • Puedes ayudarte con bastones. Es una variante de la marcha nórdica. No solo trabajas más la musculatura, sino que disminuyen el impacto sobre las articulaciones.

 

Caminar es la mejor manera de combatir el altamente perjudicial sedentarismo. Ahora bien, como todo, ha de llevarse a cabo con sensatez. Las caminatas diarias de unos 30 minutos comportan un gasto energético promedio a la semana de 1000 calorías. No estás obligado a alcanzarlos cada vez que sales a caminar, excepto si quieres perder peso. La actividad ha de ser constante, pero nunca implicar un sobreesfuerzo que acabaría resultando contraproducente.

Aunque la recomendación es andar a paso ligero, comienza tu rutina de caminatas a un paso más suave, al ritmo que te convenga, y ve incrementando gradualmente el paso y el tiempo o distancia del trayecto. Escoge el mejor momento. Obviamente, no lo será tras una comida copiosa o en las horas de mayor intensidad solar. Pero seguro que encontrarás la manera.

Caminar es una actividad física indicada para todo el mundo, y sus beneficios son evidentes. Si no te apetece al principio, exígete. Al cabo de poco tiempo verás que tanto tu cuerpo como tu mente te lo agradecen.

 

¿por qué es bueno caminar?
Te ayudamos a lograr tu mejor versión a través de una alimentación equilibrada sin pasar hambre. Una dieta adaptada a tus necesidades nutricionales.