la dieta cenicienta

La dieta Cenicienta: la última moda. Una dieta que tiene como finalidad llegar a ser como una "princesa Disney".

Justo este año, donde el día de la mujer ha tenido más repercusión que nunca, me doy más cuenta aún de que las mujeres seguimos siendo esclavas de la imagen. Siguen apareciendo dietas y métodos que hacen que parezca que lo único que importa es la belleza. Que lo que nos da valor es la apariencia física. Y la verdad es que este hecho nunca deja de impresionarme, tanto a nivel profesional como a nivel personal.

dieta personalizada

No me parece mal que cada persona quiera estar lo más guapa posible. Todos somos libres. Lo que me parece criticable es hacerlo a costa de nuestra salud. Hay que sentirse bien física y psicológicamente, pero debemos hacerlo de forma sensata. Al fin y al cabo la salud es la que nos permite hacer todo.

¿Qué objetivo se persigue con la dieta cenicienta?

El objetivo de la dieta cenicienta es conseguir un peso que nos coloque en un índice de masa corporal (IMC) de 18, cuando lo saludable es tener un IMC entre 19-24 (aproximadamente). Ahora bien, el IMC no es válido para todos los casos. Las personas menores de 18 años o los deportistas de élite no entran en estos valores. Así que no puede tenerse en consideración únicamente este parámetro. No solo es importante el peso corporal, si no la salud de nuestro cuerpo en conjunto. Por lo tanto, es muy fácil ver que esta dieta no es la más recomendable.

La dieta cenicienta es muy restrictiva. Se limita la ingesta al mínimo, para conseguir esa bajada de peso tan radical. Esto es sobretodo preocupante por las repercusiones negativas que tiene sobre el cuerpo humano. Además, la mayoría de las seguidoras son chicas muy jóvenes que están aún en edad de desarrollo. Así que si estás pensando hacerla, no la hagas!! Y si conoces a alguien que quiera hacerla, aconséjale que no es la mejor opción.

Estas dietas tienen tanta repercusión porque seguimos teniendo en la cabeza que delgadez es belleza, y esto a largo plazo puede tener unas consecuencias horribles.

Si quieres conseguir nuevos objetivos o modificar ciertos aspectos, lo más recomendable es acudir a un especialista, en este caso a un nutricionista/dietista. L@s dietistas nos encargamos de ayudarte a conseguir un buen estado de salud aportando al cuerpo todos los nutrientes que necesitas adaptando la dieta a lo que realmente necesitas. Y eso siempre repercute positivamente en la belleza exterior.

Dejemos de seguir cualquier idea que tiene como único fin la estética y hagamos las cosas con cabeza ¿Es que a caso no valemos para nada más?