salsa teriyaki

Si hay algo que da color a cualquier plato y te permite jugar con los sabores, son las salsas. Como la salsa teriyaki. Existe una variedad infinita de salsas, y también son infinitas las variaciones que podemos crear a partir de unos cuantos ingredientes. Nos encanta usarlas, pero cuando nuestro objetivo es perder peso enseguida las restringimos. Es cierto que muchas de las salsas comerciales no son nuestro mejor aliado para perder peso, pero hay muchas otras versiones que sí pueden ayudarnos. Eso es algo que descubrirás con nuestros planes de dieta personalizados, como este para adelgazar 15 kilos. En este caso, nuestra protagonista de hoy es la salsa teriyaki.

Como imaginarás, nos referimos a una versión saludable de esta salsa clásica tan utilizada, especialmente en la cocina japonesa. Esta receta te abrirá un sinfín de posibilidades, ya que no solo reforzará el sabor de tus platos dándoles un toque dulce, sino que te permitirá seguir cuidándote. A diferencia de la versión comercial de la salsa teriyaki, que tiene una gran cantidad de azúcar, esta puede incluirse sin problema en una dieta que limite los azúcares. Lo mismo podemos decir de los conservantes y el resto de químicos que encontramos en la salsa teriyaki convencional: en nuestra receta no hay ni rastro de ellos.

¿Te está pareciendo demasiado bonito para ser real? Pues en nada comprobarás que es cierto, y sobre todo que tú mismo puedes preparar esta salsa teriyaki casera sin ningún problema. Antes del paso a paso de la elaboración de esta receta de salsa teriyaki, empezamos compartiendo contigo tanto los ingredientes necesarios para prepararla como algunos consejos y trucos de preparación.

Ingredientes para preparar la salsa teriyaki

Como es obvio, lo primero que debes conocer antes de ponerte manos a la obra en la preparación de esta receta de salsa teriyaki son los ingredientes necesarios para llevarla a cabo. Una de las ventajas de esta receta es que son muy pocos los ingredientes que se necesitan, y estos además son muy baratos y muy fáciles de conseguir. No hay excusas para no prepararla. Dicho esto, solo te queda coger papel y boli y apuntar la lista de la compra:

  • Salsa de soja (usaremos 5 cucharadas de 50 ml)
  • Maicena – harina de maíz (usaremos 1 cucharada de 2 gr)
  • Jengibre (solo nos harán falta 2 gr)
  • Ajo en polvo (emplearemos 1/4 cucharada, lo que equivale a 1 gr)
  • Agua mineral (5-6 cucharadas equivalentes a 60 ml)
  • Dátiles (concretamente necesitaremos de 6 a 8 unidades, el equivalente de 50 gr)

Preparación de la salsa teriyaki

Para que esta salsa teriyaki pueda ofrecer propiedades reales, beneficiosas para tu organismo, hemos de utilizar una salsa de soja de calidad. Esta debe ser fermentada, sin pasteurizar, sin azúcares ni glutamato monosódico. De este modo podremos disfrutar de sus beneficios de la forma más saludable posible. El objetivo es que la salsa teriyaki resultante sea una buena alternativa a la comida basura. Buscamos que mantenga unas características similares a las de la receta tradicional de esta salsa, pero sin los ingredientes perjudiciales para nuestra salud que incluyen las que podemos encontrar en los supermercados.

A continuación te desglosamos en formato escrito los pasos a seguir, pero si prefieres ver la vídeo receta de esta salsa teriyaki saludable, solo tienes que bajar un poco desde este punto del texto. Enseguida te toparás con la presentación completa tanto de los ingredientes que hemos empleado como de la preparación de la receta. Así te saldrá exactamente igual que como la hacemos nosotros.

Y, si quieres ver todas nuestras recetas saludables grabadas, entra en nuestra sección de vídeo recetas.

Pasos a seguir para preparar la salsa teriyaki

Primer paso

Lo primero que tenemos que hacer es poner los dátiles a remojo en un vaso en el que previamente habremos vertido la salsa de soja. A la vez, volcamos la maicena en un platito que no sea completamente plano, y le añadimos un poco de agua fría por encima. Después, pelamos y rallamos el jengibre. Solo un poquito, ya que no queremos que la salsa resulta excesivamente picante.

Segundo paso

Trituramos los dátiles que habíamos puesto en remojo. Siempre es mejor y más cómodo ayudarnos de un utensilio eléctrico para ello, pero si no lo tenemos, también podemos hacerlo manualmente, aunque vayamos a tardar algo más. La textura que debe quedar es líquida. Aun así, pasamos la mezcla triturada por un colador para que desaparezca cualquier posible grumo o resto sólido.

Tercer paso

Vertemos la salsa de soja mezclada con los dátiles ya líquidos en una cazuela. Como imaginas, el método de cocción de esta receta requiere fuego, así que lo encendemos. Lo más adecuado será dejarlo a fuego lento, ya que este tipo de preparaciones corren el riesgo de quemarse rápido si nos despistamos un momento.

Ya con el fuego en marcha, añadimos el ajo en polvo y el jengibre rallado por encima. Lo mezclamos, y cuando empiece a hervir añadimos la maicena. Vamos removiendo hasta que queden la consistencia y el sabor que deseamos. Para saber en qué punto se encuentra tu salsa teriyaki en cada momento, solo tienes que ir probándola. Con cuidado, claro, ¡no vayas a quemarte!

Cuando ya haya llegado al punto que deseas (unos pocos minutos serán suficientes), ya puedes apagar el fuego y volcar la salsa teriyaki en tu recipiente para salsas.

 

Acabas de comprobar lo fácil que es preparar esta versión saludable de la tradicional salsa teriyaki japonesa, pero es que en cuanto la pruebes verás que, además de sencilla, es deliciosa. Su elaboración tampoco toma mucho tiempo, por lo que no tienes excusa para no preparar un poquito de salsa teriyaki siempre que te apetezca darle un toque oriental a cualquier preparación.

¿Lo mejor? Que esta salsa teriyaki encaja perfectamente con multitud de platos que también pueden formar parte de una dieta saludable. Muchos son los que imaginas, como los tallarines al wok, el pollo teriyaki… Pero también puedes experimentar con otros platos, que no necesariamente deben ser de la cocina japonesa, a los que creas que esta salsa puede quedarles bien. Te sorprendería la cantidad de combinaciones que pueden llegar a prepararse. ¿Te atreves a experimentar?

ESTA Y OTRAS MUCHAS MÁS RECETAS EN NUESTROS PLANES NUTRICIONALES

Salsa teriyaki

Si hay algo que da color a cualquier plato y te permite jugar con los sabores, son las salsas. Como la salsa teriyaki. Existe una variedad infinita de salsas, y también son infinitas las variaciones que podemos crear a partir de unos cuantos ingredientes. Nos encanta usarlas, pero cuando nuestro objetivo es perder peso enseguida las restringimos.

Tipo: Salsa

Cocina: Oriental

Palabras claves: Salsa teriyaki

Rendimiento de la receta: 2 personas

Tiempo de preparación: 5M

Tiempo de cocinado: 25M

Tiempo total: 30M

Nombre del vídeo de receta: Salsa Teriyaki

Descripción del vídeo de receta: omo imaginarás, nos referimos a una versión saludable de esta salsa clásica tan utilizada, especialmente en la cocina japonesa. Esta receta te abrirá un sinfín de posibilidades, ya que no solo reforzará el sabor de tus platos dándoles un toque dulce, sino que te permitirá seguir cuidándote.

Miniatura del vídeo de receta: https://i.vimeocdn.com/video/755166286-bee68e17dd0fdccb56024c1dfaf4ac318d802c026d594f3b71219fe2158d099c-d_130x73

Ingredientes de la receta:

  • Salsa de soja (usaremos 5 cucharadas de 50 ml)
  • Maicena - harina de maíz (usaremos 1 cucharada de 2 gr)
  • Jengibre (solo nos harán falta 2 gr)
  • Ajo en polvo (emplearemos 1/4 cucharada, lo que equivale a 1 gr)
  • Agua mineral (5-6 cucharadas equivalentes a 60 ml)
  • Dátiles (concretamente necesitaremos de 6 a 8 unidades, el equivalente de 50 gr)

Instrucciones de la receta:

Primer paso:

  • Lo primero que tenemos que hacer es poner los dátiles a remojo en un vaso en el que previamente habremos vertido la salsa de soja. A la vez, volcamos la maicena en un platito que no sea completamente plano, y le añadimos un poco de agua fría por encima. Después, pelamos y rallamos el jengibre. Solo un poquito, ya que no queremos que la salsa resulta excesivamente picante.

Segundo paso:

  • Trituramos los dátiles que habíamos puesto en remojo. Siempre es mejor y más cómodo ayudarnos de un utensilio eléctrico para ello, pero si no lo tenemos, también podemos hacerlo manualmente, aunque vayamos a tardar algo más. La textura que debe quedar es líquida. Aun así, pasamos la mezcla triturada por un colador para que desaparezca cualquier posible grumo o resto sólido.

Tercer paso:

  • Vertemos la salsa de soja mezclada con los dátiles ya líquidos en una cazuela. Como imaginas, el método de cocción de esta receta requiere fuego, así que lo encendemos. Lo más adecuado será dejarlo a fuego lento, ya que este tipo de preparaciones corren el riesgo de quemarse rápido si nos despistamos un momento.

Puntuación del editor:
5
salsa teriyaki
Soy cocinero de vocación y de profesión, decidí cambiar mi vida en la ingeniería mecánica para dedicarme a lo que verdaderamente siempre me ha motivado, cursando mis estudios en la escuela de cocina de Benidorm Ies Mediterranea, en el 2006, siempre con una formación activa con diferentes tipos de cursos y por un interés por todo tipo de cocina, siempre desde la base de la cuidada tradición e incorporando nuevas técnicas para que el resultado en el plato sea tan sabroso como saludable. Después de mis trece años dedicándome a como digo yo “ quitar el hambre en esta parte del mundo”, decidí enfocar mis intereses y mi inquietud en que mucha mas gente pierda el miedo a cocinar a la vez que con unos pequeños hábitos saludables, pueda mejorar la vida de uno mismo y de la gente que le rodea. Disfruto de mi trabajo y de ver como cada día más gente consigue sus objetivos con mi ayuda. Yo sigo creciendo con ellos.