Ensalada Waldorf

¿Quieres probar una ensalada diferente a las que estás acostumbrada? ¿Tienes un poco de manzana, unas pasas y unas nueces? ¡Estás de enhorabuena! vamos a enseñarte cómo preparar esta rica y fácil ensalada. Ya sabes cómo somos, además es saludable y ¡está riquísima! Esta ensalada puede formar parte de una alimentación sana y equilibrada, e incluso, la puedes incorporar en tu dieta para bajar de peso, adelgazar 5 kilos o más. ¡Estamos seguras de que te va a encantar!

La ensalada Waldorf, es una comida que tiene más de 100 años, posee nombre propio y una historia que contar. Al parecer, tiene sus orígenes en el siglo XIX, por los años de 1893, y su nombre proviene del hotel que la hizo famosa, el Hotel Waldorf de Nueva York.

Originalmente, la ensalada Waldorf incluía tres ingredientes: apio, manzanas y mayonesa. Hoy en día, son muchas las variantes que hacen cada vez más atractiva a esta saludable elaboración. Su receta ha evolucionado, de hecho, en el siglo XX se incluyeron los frutos secos a la preparación original, así como también las uvas pasas. Hoy por hoy, es uno de los platos estrella del reconocido Hotel Waldorf Astoria. La receta se mantiene en el menú del hotel con algunas adaptaciones originales. Los ingredientes que la componen brindan una combinación de sabores y texturas que hacen de este platillo una opción culinaria muy especial y bastante demandada.

Muchas recetas, además de manzana, nueces y pasas; incluyen apio y un aliño de mayonesa con zumo de limón sobre una base de lechugas ¡Una combinación genial! Este plato es un clásico de la gastronomía norteamericana y es perfecta para cuando nos apetece una ensalada fresca, ligera y rápida de preparar. Sus ingredientes son fáciles de conseguir, y la sencillez de su preparación combinada con su exquisito sabor y elegante presentación, es genial.

Lo mejor es que no tienes que ir a Nueva York a probar este rico y saludable platillo, ¡lo puedes preparar en casa! Así que no lo dudes, comienza a prepararla cuanto antes, seguro que os disfrutarás en casa. Sobre todo, ahora que estamos entrando en la primavera y este tipo de comidas comienzan a apetecer cada vez más.

Está deliciosa y además es muy fácil de preparar, por lo que añadirlo a tu dieta será muy sencillo. ¡Buen provecho!

Ingredientes de la Ensalada Waldorf:

  • 25 gr de canónigos
  • 25 gr de rúcula
  • 1 manzana Granny Smith pelada y en dados grandes
  • 1/2 yogur natural
  • 15 gr de nueces peladas 
  • 10 gr de pasas 
  • Chorrito de aceite
  • Pizca de sal

Preparación de la Ensalada Waldorf:

Preparar la ensalada Waldorf es muy parecido a hacer una ensalada césar con lechugas, frutos secos, mayonesa y otros ingredientes. Es un procedimiento muy sencillo. Solo que aquí haremos algunas adaptaciones.

Para preparar nuestra ensalada Waldorf vamos a seguir la base de su receta original, pero usaremos yogur natural en lugar de mayonesa. Además, es importante cuidar de no excedernos en cantidad de nueces y pasas, debido al contenido graso de las nueces y al azúcar que se concentra en las pasas. Por eso, hemos ajustado también las cantidades de estos ingredientes. Con este cambio, aligeramos el contenido calórico del plato, sin dejar de disfrutar de los sabores propios de la rica y legendaria ensalada Waldorf de Nueva York.

 ¡Nos quedará deliciosa!

Primer paso

Antes de cualquier cosa, debemos saber que esta ensalada se debe preparar justo en el momento de servirla. Es por ello que lo primero que hacemos es lavar los canónigos y la rúcula con agua fría para luego ponerlos a escurrir. Comenzamos despegando una buena cantidad de hojas de ambos vegetales ya que esta será nuestra base para colocar el resto de los ingredientes, al momento de servir nuestra ensalada.

Luego de haber despegado las hojas y lavarlas con suficiente agua fría (teniendo cuidado de no romper las hojas), las podemos sumergir en un recipiente con una mezcla de agua y vinagre. El ácido acético contenido en el vinagre tiene efectos desinfectantes óptimos, y esta es una buena manera de asegurarnos de que nuestros vegetales han quedado libres de impurezas.

Finalmente, hay que dejar que sequen bien. Mientras estos se secan seguimos con nuestra receta.

Segundo paso

Ahora preparamos las nueces. Aunque las nueces las podemos usar al natural, también se pueden poner a tostar ligeramente. Para ello las colocamos en una sartén, las vamos moviendo constantemente hasta que adquieran una tonalidad dorada (que puede ser en 5 minutos) y luego, las ponemos a enfriar. Al enfriar, procedemos a picar las nueces en trozos y las reservamos.

Tercer paso

A continuación, lavamos bien las manzanas, las pelamos, las descorazonamos y las cortamos en bastones o dados grandes. Hay que tener en cuenta que algunos trozos de manzanas los vamos a utilizar para decorar al final.

Cuarto paso

Ahora, preparamos el aliño. Tomamos un recipiente y colocamos un poco de aceite, la pizca de sal y el yogurt. Sobre esta mezcla agregamos las nueces (previamente doradas y picadas), las manzanas y las pasas. Aquí se mezcla todos los ingredientes y probamos un poquito por si hace falta corregir la sal.

Quinto paso

Mientras terminamos de secar las hojas de canónigos y rúcula, podemos poner nuestra mezcla en el refrigerador. Recordemos que las hojas nos van a servir de cama para colocar el resto de ingredientes de la ensalada.

  • Una vez secas nuestras hojas, las disponemos como fondo en el platón o ensaladera que usaremos para servir la ensalada.
  • Tomamos la mezcla del refrigerador, y la colocamos sobre el fondo de hojas de rúcula y canónigos, justo en el centro.
  • Al final, decoramos por encima con unos trozos de manzana, pasas y nueces restantes. Aquí tenemos nuestra ensalada Waldorf: ¡Lista para comer!

Si deseas preparar la ensalada con antelación puedes dejar cada ingrediente listo, pero sin mezclarlos. Solo debes tenerlos en la nevera y, en el momento de servir, preparas tu rica ensalada. En el caso de la rúcula y los canónigos, recuerda que deben estar frescos.

La ensalada Waldorf se impone no solo por su sabor sino por la combinación de interesantes texturas. La lechuga (en nuestro caso, la rúcula y los canónigos) y la manzana, le dan una sensación fibrosa al plato muy especial, mientras que los frutos secos, representan ese elemento sorpresa que uno desea encontrar tanto en sabor como en textura.

Esta ensalada es un plato muy versátil y se presta mucho para hacer adaptaciones deliciosas, lo que permite servirla como entrada, aperitivo o tapa. 

En nuestra preparación, el punto crujiente de las nueces y la mezcla ácido/dulce del sabor de la manzana, contrasta con la cremosidad que atribuye el yogur sobre la base de una cama verde de rúcula y canónigos. ¡Una ensalada fenomenal!

Anímate, además de preparar un plato exquisito, resolverás una rica cena o una comida especial y, al mismo tiempo, estarás cuidando tu salud. ¿Quén ha dicho que comer sano es sinónimo de aburrimiento? cuidar nuestra alimentación y mantenernos sanos va de la mano con recetas  variadas y deliciosas como estas.

Si buscas más opciones ricas y saludables, te invitamos a preparar nuestra receta de ensalada de quinoa con gambas o nuestra nutritiva y deliciosa ensalada griega con patatas. 

 

ESTA Y OTRAS MUCHAS MÁS RECETAS EN NUESTROS PLANES NUTRICIONALES

Ensalada Waldorf

La ensalada Waldorf, es una comida que tiene más de 100 años, posee nombre propio y una historia que contar. Al parecer, tiene sus orígenes en el siglo XIX, por los años de 1893, y su nombre proviene del hotel que la hizo famosa, el Hotel Waldorf de Nueva York.

Tipo: Ensalada

Cocina: Mediterránea

Palabras claves: ensalada Waldorf

Rendimiento de la receta: 2 personas

Tiempo de preparación: 5M

Tiempo de cocinado: 20M

Tiempo total: 25M

Ingredientes de la receta:

  • 25 gr de canónigos
  • 25 gr de rúcula
  • 1 manzana Granny Smith pelada y en dados grandes
  • 1/2 yogur natural
  • 15 gr de nueces peladas
  • 10 gr de pasas
  • Chorrito de aceite
  • Pizca de sal

Instrucciones de la receta:

Primer paso:

  • Antes de cualquier cosa, debemos saber que esta ensalada se debe preparar justo en el momento de servirla. Es por ello que lo primero que hacemos es lavar los canónigos y la rúcula con agua fría para luego ponerlos a escurrir. Comenzamos despegando una buena cantidad de hojas de ambos vegetales ya que esta será nuestra base para colocar el resto de los ingredientes, al momento de servir nuestra ensalada. Luego de haber despegado las hojas y lavarlas con suficiente agua fría (teniendo cuidado de no romper las hojas), las podemos sumergir en un recipiente con una mezcla de agua y vinagre. El ácido acético contenido en el vinagre tiene efectos desinfectantes óptimos, y esta es una buena manera de asegurarnos de que nuestros vegetales han quedado libres de impurezas. Finalmente, hay que dejar que sequen bien. Mientras estos se secan seguimos con nuestra receta.

Segundo paso:

  • Ahora preparamos las nueces. Aunque las nueces las podemos usar al natural, también se pueden poner a tostar ligeramente. Para ello las colocamos en una sartén, las vamos moviendo constantemente hasta que adquieran una tonalidad dorada (que puede ser en 5 minutos) y luego, las ponemos a enfriar. Al enfriar, procedemos a picar las nueces en trozos y las reservamos.

Tercer paso:

  • A continuación, lavamos bien las manzanas, las pelamos, las descorazonamos y las cortamos en bastones o dados grandes. Hay que tener en cuenta que algunos trozos de manzanas los vamos a utilizar para decorar al final.

Cuarto paso:

  • Ahora, preparamos el aliño. Tomamos un recipiente y colocamos un poco de aceite, la pizca de sal y el yogurt. Sobre esta mezcla agregamos las nueces (previamente doradas y picadas), las manzanas y las pasas. Aquí se mezcla todos los ingredientes y probamos un poquito por si hace falta corregir la sal.

Quinto paso:

  • Mientras terminamos de secar las hojas de canónigos y rúcula, podemos poner nuestra mezcla en el refrigerador. Recordemos que las hojas nos van a servir de cama para colocar el resto de ingredientes de la ensalada. Una vez secas nuestras hojas, las disponemos como fondo en el platón o ensaladera que usaremos para servir la ensalada. Tomamos la mezcla del refrigerador, y la colocamos sobre el fondo de hojas de rúcula y canónigos, justo en el centro. Al final, decoramos por encima con unos trozos de manzana, pasas y nueces restantes. Aquí tenemos nuestra ensalada Waldorf

Puntuación del editor:
5
Ensalada Waldorf
Soy cocinero de vocación y de profesión, decidí cambiar mi vida en la ingeniería mecánica para dedicarme a lo que verdaderamente siempre me ha motivado, cursando mis estudios en la escuela de cocina de Benidorm Ies Mediterranea, en el 2006, siempre con una formación activa con diferentes tipos de cursos y por un interés por todo tipo de cocina, siempre desde la base de la cuidada tradición e incorporando nuevas técnicas para que el resultado en el plato sea tan sabroso como saludable. Después de mis trece años dedicándome a como digo yo “ quitar el hambre en esta parte del mundo”, decidí enfocar mis intereses y mi inquietud en que mucha mas gente pierda el miedo a cocinar a la vez que con unos pequeños hábitos saludables, pueda mejorar la vida de uno mismo y de la gente que le rodea. Disfruto de mi trabajo y de ver como cada día más gente consigue sus objetivos con mi ayuda. Yo sigo creciendo con ellos.