intolerancia a la lactosa

Siempre se ha dicho que una alimentación saludable debería incluir alimentos de todos los grupos alimenticios ¿pero que sucede cuando parecemos intolerancia a la lactosa? En estos casos lo mejor es reducir la cantidad de productos lácteos que consumimos o eliminar por completo a todos los alimentos que poseen lactosa.

Sin embargo, esto no significa que nos van a faltar nutrientes, pues si mantenemos una alimentación variada, balanceada y nutritiva, podremos obtener todos los elementos que nuestro organismo necesita para funcionar adecuadamente.

dieta personalizada

Y claro, si también deseamos bajar de peso, es necesario que sigamos una dieta para adelgazar de forma sana, ya que esto nos permitirá cumplir nuestros objetivo de pérdida de peso de una manera saludable y sostenible a largo plazo.

Tampoco podemos olvidar mencionar que nuestra dieta debe tener en cuenta nuestras necesidades particulares, por lo que siempre podemos idear un plan que nos posibilite alimentarnos de forma equilibrada y que además nos permita disfrutar de comidas deliciosas, pues comer sano no debería ser aburrido ni complicado. Es por ello que una dieta adecuada a nuestras necesidades puede ser la manera más efectiva de cumplir nuestras metas y de ser constantes.

Y claro, cuando padecemos de intolerancia a la lactosa, es importante que nuestra alimentación nos permita obtener todas las vitaminas, minerales y nutrientes que nuestro cuerpo necesita diariamente. Es por este motivo que debemos tratar de incluir alimentos variados y con un elevado valor nutricional.

Además, una dieta balanceada nos permitirá obtener la cantidad necesaria de carbohidratos, proteínas y grasas saludables, por lo que también podremos gozar de mayor salud y bienestar a largo plazo.

Ahora bien, cuando tenemos alguna intolerancia, debemos encontrar alternativas alimenticias que nos permitan disfrutar de las comidas sin tener molestias. La buena noticia es que en la actualidad abundan las opciones nutritivas y deliciosas.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa y cuáles son sus síntomas?

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad que se tiene para digerir la lactosa sin ningún tipo de molestias. Esta peculiar incapacidad para digerir la lactosa se produce cuando no contamos con las enzimas suficientes para poder digerir la lactosa con naturalidad, ya que para asimilar la lactosa requerimos una enzima conocida como lactasa.

También es importante que sepamos que la lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra presente de forma natural en los lácteos y en sus diferentes derivados. Es por ello que debemos ser precavidos con cualquier alimento que posea productos lácteos entre sus ingredientes.

Tampoco podemos olvidar mencionar los principales síntomas que suelen aparecer cuando se padece de intolerancia a la lactosa, pues conocer estos síntomas puede ser de gran ayuda para poder identificar cualquier posible intolerancia a este tipo de alimentos.

Es así que las manifestaciones más recurrentes se suelen asociar con gases o flatulencias, hinchazón, cólicos o diarrea. Todos estos síntomas se producen cuando la lactosa no logra ser absorbida por el intestino delgado y pasa al intestino grueso, una vez allí es fermentada por las bacterias intestinales.

Alimentos que podemos incluir en nuestra alimentación

Como mencionamos anteriormente, cuando se padece una intolerancia alimentaria, es importante que sigamos una dieta variada, saludable y balanceada, pues queremos obtener todos los nutrientes que nuestro organismo pueda necesitar. Es por ello que podemos incluir alimentos que posean un elevado valor nutricional y que además nos puedan aportar calcio.

Verduras de hoja verde

Las verduras son parte fundamental de una buena dieta, pues estos alimentos son una de las mejores fuentes de micro y macronutrientes. Además, el consumo frecuente de verduras nos permite obtener muchas de las vitaminas y los minerales esenciales que nuestro cuerpo necesita para realizar todas y cada una de sus funciones.

Las verduras también nos pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol, a mejorar nuestra digestión y a prevenir la aparición de algunas enfermedades cardiovasculares.

Estos alimentos también son ricos en fibra, y algunas verduras poseen flavonoides u otros tipos de antioxidantes. Y claro, cuando se trata de verduras de hoja verde, podemos optar por las espinacas, el kale, el brócoli, la lechuga, la rúcula, los canónigos y las acelgas.

intolerancia a la lactosa

Semillas y frutos secos

Si queremos disfrutar de una comida saludable, vale la pena que incluyamos semillas y frutos secos, ya que estos productos poseen múltiples beneficios para nuestra salud. Y es que las semillas y los frutos secos suelen ser una buena fuente ácidos grasos saludables como el omega 3, son ricos en vitamina E, vitaminas del grupo B y minerales como hierro, calcio, potasio, fósforo, magnesio, entre otros. Las nueces, las almendras, las avellanas, las semillas de sésamo, los piñones, los pistachos o las semillas de calabaza son alternativas estupendas.

Legumbres

Además de las verduras, las legumbres también se encuentran entre los alimentos que nunca deberían faltar en nuestra cocina. Y es que las legumbres son ricas en fibra, son una buena fuente de minerales como el hierro y el calcio, y también nos pueden aportar vitaminas esenciales.

Las legumbres también pueden ser una fuente de proteína y se cree que podrían ayudarnos a prevenir las cardiopatías. Es por ello que podemos consumir frijoles, garbanzos, arvejas, lentejas, etc.

Pescado azul

Los pescados azules también son una fuente maravillosa de calcio y de otros micronutrientes, por lo que si seguimos una dieta mediterránea, es muy probable que también obtengamos muchos de los beneficios que el pescado azul nos puede aportar. Tampoco podemos olvidar mencionar que estos pescados son muy ricos en omega 3 y en otros ácidos grasos que podrían ayudar a la buena salud del corazón.

Ahora bien, si tenemos intolerancia a la lactosa y queremos mejorar los síntomas, es importante que modifiquemos nuestro consumo de lactosa, ya que algunas personas observan una gran mejoría al reducir la cantidad de lactosa que consumen. Sin embargo, hay personas que poseen una intolerancia más marcada, por lo que deben eliminar completamente la lactosa de su dieta.

Eso sí, sin importar nuestro grado de intolerancia a la lactosa, siempre debemos seguir una dieta que nos permita obtener las vitaminas, minerales y nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Además, algunas vitaminas resultan especialmente relevantes, pues la vitamina D nos puede ayudar a absorber mejor el calcio.

Es por ello aconsejable que sigamos una alimentación balanceada, saludable y variada, ya que esto nos permitirá evitar cualquier posible deficiencia nutricional. Y claro, como mencionamos anteriormente, seguir una dieta con alimentos variados y con un elevado valor nutricional nos permitirá gozar de buena salud y no tendremos que preocuparnos por la falta de calcio, ya que obtendremos este nutriente de otras fuentes.

intolerancia a la lactosa
Te ayudamos a lograr tu mejor versión a través de una alimentación equilibrada sin pasar hambre. Una dieta adaptada a tus necesidades nutricionales.