light no es mejor

Cada vez abundan más los productos light o cero y la cuesta mucho escapar de esta tendencia. Bebidas light, queso light, mantequilla y margarina light…

Nos preocupamos muchísimo por las calorías que aporta un alimento, y lo que nos debería preocupar realmente es la calidad de esas calorías.

dieta personalizada

Teniendo en cuenta solo las calorías, nos es lo mismo tomar 100 kcal de lechuga que 100 kcal de patatas fritas. Ni nos saciaremos igual ni nos aportará los mismos nutrientes. Contar solo calorías, sin fijarnos en lo que realmente nos están aportando es una pauta poco saludable y con el paso de los años nuestro cuerpo lo pagará. Si sabemos que hay alimentos de los que no debemos abusar ¿Por qué nos cuesta tanto mantener unos hábitos alimentarios saludables?

Creo sinceramente que es porque las consecuencias negativas de una alimentación poco saludable no son inmediatas. A veces, tardan años en aparecer, y por tanto nos cuesta ver la estrecha relación que existe entre la alimentación y la salud. No es que no queramos cuidarnos, es que nos vemos bien y no pensamos que no nos vaya a pasar nada malo.

¿Por qué tienen éxito los productos light?

Esto es lo que ha convertido a los alimentos light en todo un éxito. La industria sabe que queremos cuidarnos, que queremos perder peso y que lo queremos hacer de forma fácil… Así que, ¿qué mejor que los alimentos light? Saben igual pero casi no engordan, ¿no?

Puede que no engorden como el original, pero tampoco aportan lo mismo, ni para lo bueno, ni para lo malo. El único requisito para que un producto sea light es que las calorías que aporta el nuevo alimento sean inferiores a las del alimento de referencia. Para que un alimento aporte menos calorías, normalmente suelen reducirse o bien los azúcares o las grasas, o ambas. Ahora bien, para que el producto final sea lo más parecido al tomado como referencia se le añaden otros ingredientes, la mayoría de ellos superfluos. Entre los ingredientes que se añaden podemos encontrar también azúcares y/o grasas.

Vamos, que el término light no es ni mucho menos sinónimo de alimentación saludable. Ni tampoco significa que pueda comer más cantidad. Debemos evitar los alimentos procesados todo lo posible, sean light o no, y dar el protagonismo a otros alimentos mucho más saludables. La mejor opción es tomarlos muy de vez en cuando.

¿Cómo nos convencen de sus «beneficios»?

El colmo es que la mayoría de alimentos light van dirigidos a la mujer, utilizando de forma «sutil» el color rosa. TU, MUJER. COMPRA EL ROSA, TU COLOR, EL LIGHT, EL QUE TE CUIDA. Como si solo las mujeres fueran las que se cuidan. ¿Es que los hombres no se cuidan? ¿Es que lo único que me debe importar como mujer es si engordo o no? Y este es solo uno de los ejemplos. No caigas en esta trampa de consumo que no nos aporta nada bueno…

En fin, no caigas en el engaño de que lo light es mejor que lo no que no lo es. Puede ser que se dé algún caso, pero en general no lo es. Es otra manera de hacernos comprar más.

Come bien y compra productos frescos (frutas, verduras, cereales, pescado, frutos secos…). Esa SÍ es la mejor estrategia LIGHT para perder peso y estar bien.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =