seguir una alimentación saludable

Seguir una alimentación saludable es una de nuestras principales preocupaciones. Actualmente no solo comemos para satisfacer el hambre, sino que con la comida saciamos también otro tipo de necesidades. Y esto está haciendo que, en muchas ocasiones, los patrones alimentarios se estén alejando del término saludable. Esto nos hace preguntarnos si realmente estamos prestando atención a lo que comemos.

La realidad es que los estudios más recientes no son muy positivos al respecto. Nos preocupamos más por la apariencia y la cantidad, que por la calidad de lo que comemos. Y no nos damos cuenta de que esa es la dirección totalmente opuesta de la que deberíamos seguir.

dieta personalizada

Elegir correctamente nuestros alimentos es mucho más importante de lo que creemos.

Seguir una alimentación saludable y estar delgado

Obviamente, lo primero que nos preocupa es tener el cuerpo perfecto, el que cumple con los cánones de belleza actuales. A través de una alimentación saludable y llevando un ritmo de vida alejado del sedentarismo podemos conseguir tener el cuerpo que tanto deseamos y conseguir estar sanos. De todas formas, no debemos caer en el error de pensar que delgado es sinónimo de saludable. Existen tantos tipos diferentes de cuerpos como personas hay en el mundo.

Dicho esto, comer bien no solo repercute en nuestro aspecto físico, que repito, parece ser que es lo único que nos interesa. Los beneficios de comer bien son muchos más. De los aspectos más importantes a tener en cuenta es que la alimentación es una de las herramientas más eficaces para tener salud, prevenir enfermedades y/o tener una mejor recuperación, en el caso que tengamos algún problema de salud. Esto, al mismo tiempo, repercute en otros aspectos de nuestra vida, como estar más activos y de mejor humor. Además mejoraremos la opinión sobre nosotros mismos y por tanto mejoraremos nuestra autoestima y tendremos una visión más positiva de la vida.

Es posible que comer mal ahora mismo no nos preocupe, pues en este momento no vemos ni notamos nada negativo. Pero créeme que con el paso de los años, los malos hábitos pasan factura. Por eso hay que ponerse manos a la obra desde este mismo instante y plantearnos los cambios alimentarios que cuidarán nuestro cuerpo y nuestra mente. Seguir una alimentación saludable siempre es positivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − 3 =