pruebas tolerancia alimentaria

Es muy probable que hayas oído hablar de las pruebas de intolerancia alimentaria, ¿pero sabes si realmente son lo que prometen? Empecemos por el principio:

¿Qué es una intolerancia alimentaria?

Una intolerancia alimentaria son aquellas molestias digestivas relacionadas con la ingesta de algún alimento. Los síntomas pueden ser diarrea, dolores de cabeza, gases… Es una enfermedad de menor gravedad que la alergia alimentaria, ya que no involucra al sistema inmunitario, y suele limitarse a problemas digestivos. Las causas suelen ser:

dieta personalizada
  • El síndrome de intestino irritable,
  • La sensibilidad a los aditivos de los alimentos
  • La celiaquía
  • El estrés recurrente
  • La ausencia de una enzima necesaria para ingerir completamente un alimento.

¿En qué se diferencia de una alergia alimentaria?

Una alergia alimentaria tiene lugar cuando se tiene una reacción adversa tras ingerir un alimento. El cuerpo reacciona negativamente y con síntomas que pueden ser desde algo molestos hasta graves. De hecho, hasta una pequeña cantidad del alimento en cuestión puede ser el detonante de los síntomas. Los síntomas de una alergia alimentaria pueden ser urticaria, eccema, hinchazón de alguna parte del cuerpo, vómitos, mareos, desmayos…

Las pruebas de intolerancia alimentaria

Hoy en día existen muchas pruebas de intolerancia alimentaria, que se hacen tanto en farmacias como en laboratorios. Las pruebas consisten en un análisis de sangre y en unas preguntas previas sobre tus rutinas, por lo que duran poco minutos y los resultados se tienen relativamente pronto. Dichas pruebas no suelen costar menos de 100 euros, con lo cual, el coste es algo importante a tener en cuenta.

Las pruebas, o tests, no tienen ninguna base científica y no forman parte de los estándares del tratamiento médico en la actualidad. Por tanto, por muy bien que lo pinten las empresas que se dediquen a ello, poco pueden ayudarte a descubrir si tienes o no alguna intolerancia. Lo más probable es que te den un listado de intolerancias que, si te lo crees, te haga eliminar drásticamente los alimentos correspondientes de tu dieta. Lógicamente, si no es cierto que padeces dichas intolerancias, estarás eliminando de tu dieta alimentos esenciales para mantener una alimentación sana y equilibrada. Si, por el contrario, las intolerancias son reales, lo mejor será asegurarse con un médico, por tanto, no es necesario el paso previo de realizar un test poco fiable.

Desde Corporis Sanum te recomendamos que si crees que tienes alguna intolerancia alimentaria, te pongas en manos de un profesional sanitario. Él sí que sabrá lo que hay que hacer y pondrá a tu disposición los recursos médicos necesarios para un correcto diagnóstico. Ya sabes, con tu salud no te la juegues.