Lactancia-materna-realidades-y-errores

La lactancia materna siempre es una muy buena opción. Es cierto que dar o no el pecho es una decisión muy personal y que depende de las condiciones particulares de cada mujer, pero es necesario conocer los beneficios de la lactancia materna y desterrar algunos mitos.

Algunas consideraciones a tener en cuenta son:

dieta personalizada
  • La lactancia materna es la opción más recomendable para alimentar a un bebé.
  • Debe ofrecerse a demanda, es decir cuando el bebé lo pide.
  • Se recomienda que la lactancia materna sea exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé. Y si se quiere mantener más meses, junto con la introducción de nuevos alimentos, es una estupenda opción.
  • Alimentar al bebé con leche materna es mucho más barato, y más sano, que alimentarlo a base de leches artificiales.
  • Muchas veces, la incitación para dejar la lactancia materna busca únicamente el enriquecimiento económico por parte de quien lo promueve.

Existen también ciertas informaciones erróneas que interfieren en nuestra creencia sobre la lactancia materna.

  • No hay alimentos que aumenten la producción de leche. Así que no por beber más agua se va a producir más leche. La madre lactante debe beber agua según su sensación de sed y no forzarse a beber más por creer que esto le ayudará a producir más leche.
  • Tampoco hay alimentos que afecten negativamente al sabor de la leche. Así que tener una alimentación variada, saludable y equilibrada será siempre una decisión acertada.

La madre lactante debe alimentarse bien, eligiendo siempre las opciones más saludables. Es la mejor manera de estar sana y dar ejemplo al bebé. Si se decide dar el pecho o no, debe ser una decisión libre y meditada.