di no a las dietas milagro

Olvídate ya de empezar una dieta la cual tiene una fecha de caducidad. Di no a las dietas milagro. No a las dietas donde la lista de alimentos prohibidos es enorme y donde las ideas de recetas son monótonas y aburridas.

Primero, porque si la dieta que vas hacer es para intentar bajar de peso lo más rápido posible, claramente tiene una fecha de caducidad. Significa que no te está enseñando a comer, y en cuanto la dejes de lado, volverás a tu rutina de alimentación habitual la cual te ha hecho subir de peso a lo largo del tiempo.

dieta personalizada

Segundo, porque la prohibición de alimentos está relacionado con el aumento de la ansiedad. Al principio vas a poder controlar esta ansiedad ya que estás motivada y quieres conseguir tu objetivo, pero conforme vaya pasando el tiempo, te va a ir costando más y llegará un día en el que te pegaras un atracón de esos alimentos prohibidos. Lo peor de esto, es el sentimiento de culpabilidad que se genera, pensando que no eres capaz de lograr tu objetivo y por lo tanto tirarlo todo por la borda.

Y, tercero, comer siempre lo mismo, a la plancha y sin sabor, es una forma de comer poco llamativa, la cual cansa y aburre. Habiendo millones de recetas súper ricas y saludables, que están a nuestro alcance, es una lástima no aprovechar todo este sabroso potencial culinario.

Así que ya es hora de dejar de hacer dietas milagro para perder peso y aprender a comer de una manera sana y divertida, cambiando de forma progresiva y sin ansiedad, eso sí que es un milagro.

Lo primero que debes de tener claro es que los kilos que te sobran no los has cogido en un simple mes, así que no quieras que ahora se vayan en 3 semanas cuidando tu alimentación. Perder peso no es un ‘sprint’, sino ‘una carrera de fondo’, así que prepara tu mente para cambiar tu cuerpo.

Contrariamente a las dietas milagro, es imprescindible que los cambios que hagas en tu alimentación sean de tu gusto y fáciles de realizar, de esta manera nos aseguraremos que este cambio lo puedas mantener a lo largo del tiempo y acabe siendo un nuevo hábito. Es importante que estos cambios de hábitos sean sólidos y fuertes, hasta que llegue el día que lo realices sin pensar y sin esfuerzo, entonces habremos logrado un nuevo hábito duradero y para siempre. Esta es la clave para no volver marcha atrás y recuperar el peso que hayamos logrado perder, el temido efecto rebote.

Sigue unas pequeñas pautas

A continuación te voy a numerar pequeños cambios que puedes hacer en tu día a día y que te ayudarán a bajar de peso sin necesidad de hacer dieta.

1. Bebe agua. Sí, has leído bien, el clásico consejo de beber agua, pero es que esta mas que comprobado que el beber agua y mantenerse bien hidratado esta relacionado con una ingesta menor de calorías. Así que ya sabes, acostúmbrate a beber agua cada mañana en ayunas, a mitad mañana y a mitad tarde y antes de cada comida. Puede que al principio te cueste, pero en cuanto el cuerpo se acostumbre será un acto que conseguirás hacer sin pensar. Recuerda que hablamos de agua, no zumos ni refrescos.

2. Compra en el mercado. En los mercados hay menos disponibilidad de alimentos ultraprocesados, con lo que tenemos menos facilidad de caer en la tentación. Y por otro lado, los productos que hay son de temporada y sin envoltorio de plásticos. Todo beneficios.

3. Aumenta el consumo de vegetales y reduce los de origen animal. Los alimentos vegetales son ricos en hidratos complejos, en fibra y en vitaminas y minerales.

4. Controla la cantidad. Para reducir la cantidad de los platos, un truco es usar platos de postre, es una forma de engañar a la vista. También se aconseja que no se saque la fuente a la mesa, así evitamos el rellenar el plato.

5. Mantén una vida activa. En el día a día se aconseja llegar a los 10.000 pasos diarios, además te animo a que uses las escaleras en vez del ascensor. Es un pequeño cambio que al principio te costará, pero poco a poco el cuerpo se acostumbra y subirás a todos los sitios sin que te falte el aliento.

Avanza de nuestra mano

Con los planes de nutrición de Corporis Sanum te enseñamos multitud de recetas sanas y variadas, donde adaptamos los menús semanales a tu ritmo de vida y gustos, además te damos la posibilidad de que termines de aprender sobre alimentación con el plan de mantenimiento.