¿Te duelen las rodillas? Mejorar el dolor articular

A medida que las personas envejecemos, las articulaciones se deterioran. Se produce la aparición de diferentes enfermedades articulares como la artritis, bursitis, sarcomas sinoviales, etc. Por ello es importante cuidar nuestra alimentación con la finalidad de mejorar el dolor articular. Ya que con una dieta adecuada podemos frenar su desgaste.

Aspectos a tener en cuenta para mejorar el dolor articular

Aunque la edad es un factor importante, hay otros aspectos a tener en cuenta como el caso de las personas con sobrepeso, o las que suelen practicar deporte asiduamente, ya que pueden sufrir problemas articulares a temprana edad.

dieta personalizada

Otro factor primordial que puede aumentar el deterioro es el llevar una alimentación errónea. Consumimos en exceso alimentos perjudiciales como azúcares (galletas, pasteles, bollería, refrescos…), alcohol, embutidos, carnes rojas (ternera, buey, caballo, cordero…), y el glutamato monosódico, aditivo utilizado para potenciar el sabor en infinidad de productos industriales.

Relación entre dolor articular y alimentación

Por el contrario, hay otros alimentos que pueden ayudar a prevenir y mejorar el desgaste de las articulaciones. Por ejemplo los que son ricos en vitamina C y D, calcio, fósforo, magnesio, silicio y azufre. Algunos de los alimentos que contienen estos nutrientes son los siguientes:

  • Frutos secos y semillas: ricos en fibra y grasas insaturadas (grasas saludables), proteína vegetal y potasio, calcio, fósforo, hierro y zinc entre otros.
  • Legumbres: contienen proteínas vegetales y minerales como calcio, hierro y magnesio, también aportan vitaminas del grupo B y fibra.
  • Cereales integrales: ricos en magnesio.
  • Verduras de hoja verde: concentran gran cantidad de magnesio.
  • Frutas deshidratadas: tienen altas cantidades de polifenoles que ayudan a restaurar la masa ósea y la estructura del hueso.
  • Verduras y hortalizas: son alimentos ricos en vitaminas y minerales, concretamente coles, ajos y puerros contienen gran cantidad de azufre.
  • Aceite de oliva virgen extra: aporta antioxidantes para los tejidos.

Otro valor que puede ayudar a minimizar el desgaste de los cartílagos, y por consiguiente mejorar nuestras articulaciones es la forma de cocinar los alimentos. Se aconseja evitar ingerir en exceso los alimentos sintéticos, precocinados y procesados. Por el contrario, incrementar el consumo de alimentos crudos, orgánicos, locales y de temporada. Cocinar las verduras al vapor y los pescados y carnes al horno, ayuda a mantener mejor los nutrientes de los alimentos.

Sugerimos unos hábitos a tener en cuenta

También debemos mejorar algunos hábitos rutinarios, como no estar demasiado tiempo sentado o acostado. Llevar un tipo de calzado adecuado que no mueva el pie y que tenga buena sujeción. Evitar cargar mucho peso y equiparar la carga. Intentar agacharse en cuclillas sin encorvar la espalda y evitar los impactos en las rodillas.

Con esto llegamos a la conclusión de que la mejor forma de cuidarse es llevando una alimentación saludable y equilibrada, pues es siempre lo más recomendable para tener una buena calidad de vida.