como-comer-sano-comiendo-fuera-de-casa

Querer mantener una alimentación sana estés donde estés, no tiene porque ser solo por el motivo de querer bajar de peso, también puede ser por evitar malas digestiones, por control de enfermedades como diabetes o colesterol.

Cuando no tenemos el control de la situación, llegamos a los restaurantes con hambre y encima nos reunimos con amigos que nos intentan convencer de que por un día no pasa nada, tenemos que buscar y recordarnos los motivos de porque queremos seguir comiendo sano. Unos ejemplos es preguntarse:

dieta personalizada
  • ¿Qué me aporta una comida insana?
  • ¿Mañana me voy a arrepentir?
  • ¿Cuánto voy a disfrutar de estos platos a corto y a largo plazo?

Es primordial intentar llegar a la hora de comer sin excesivo hambre, para evitar picar el pan que sacan al inicio o los frutos secos salados y fritos. Para lograrlo, es aconsejable realizar una última ingesta antes de salir de casa, lo ideal es tomar una buena pieza de fruta junto con un vaso de agua, a veces confundimos la sensación de sed por hambre.

El primer paso para hacer una buena elección es leer bien la carta, siempre debemos de evitar los platos con fritos, con bechamel o salsas y elegir como guarnición verduras ya sean hervidas, a la plancha o al vapor.

En caso de salir a picotear algo en compañía, debemos de adaptarnos, aunque debemos de llevar la iniciativa de pedir alguna tapa más saludable, como una buena ensalada Mediterránea, una parrillada de verduras a la plancha, un buen gazpacho andaluz o hummus con crudités de verduras.

Acompañar siempre las comidas con bebidas saludables, preferiblemente agua natural. Y para finalizar las comidas o cenas, optar como postre un dulce saludable, como imaginareis, la mejor opción es la fruta, pero si os apetece algo de repostería, preferiblemente que sea casera y decantarnos por los lácteos. Lo que nunca falla, es compartir el postre, de esta forma solo tomaremos poca cantidad y nos quitaremos el gusanillo sin sentirnos culpables.

Para finalizar, comentar que si esta situación sucede una vez a la larga, no tenemos porque preocuparnos y disfrutar del ambiente y de la comida, pero si esta Semana Santa está llena de eventos fuera de casa, intenta aplicar los consejos que te acabamos de dar.