Cómo-alimentarse-en-la-tercera-edad

En todas las etapas de nuestra vida es importante llevar una alimentación saludable y equilibrada. Cuando nos hacemos mayores hemos de ser conscientes de cómo alimentarse en la tercera edad, cuando nuestro cuerpo se debilita. Haciéndose necesario reforzar el aporte de determinados nutrientes.

A partir de los 60

El cuerpo tiene una menor capacidad de absorción. Con la llegada de la tercera edad se producen ciertos cambios fisiológicos que tenemos que tener en cuenta.

dieta personalizada
  • reducción de la actividad física
  • el aumento del consumo de medicinas
  • dificultad al masticar
  • pérdida del gusto y del olfato, etc

Esto conlleva un desequilibrio alimentario, por eso es esencial conocer cómo alimentarse en la tercera edad.

Es imprescindible en la alimentación de las personas mayores, el consumir las raciones necesarias de cada grupo alimentario.

Agua

Tomar la suficiente cantidad de líquidos (entre 1,5 y 2 litros diarios), bien sea en sopas, infusiones, leches, bebidas vegetales, etc, priorizando siempre el consumo del agua.

Cereales

Los cereales también forman parte fundamental de la alimentación en las personas mayores y es recomendable consumirlos integrales ya sean pan, arroz o pasta entre otros.

Con la edad el movimiento intestinal se va haciendo vago, así que es necesario el aporte de fibra, para ayudar a prevenir el estreñimiento.

Frutas y Verduras

Otro grupo de alimentos del que no nos podemos olvidar es el de las verduras y hortalizas.

Es recomendable el consumo en las 2 comidas principales, en una de ellas consumirlo en crudo (ensaladas) y la otra, cocinadas, si es necesario en forma de puré para facilitar su deglución.

Por otro lado están las frutas, cuyo consumo debe ser de entre 3 y 5 raciones y se pueden consumir en forma de macedonia, compota o batidos.

Lácteos

Los lácteos no deben ser menos importantes ya que son una de las principales fuentes de calcio, se pueden consumir en forma de yogur, leche o queso.

Las verduras de hoja verde y frutos secos como las almendras, también son ricas en calcio.

Proteínas

Los alimentos proteícos como la carne (preferiblemente blanca), pescado, legumbres o huevos deben combinarse su consumo a lo largo de la semana.

Con esto, quedarían cubiertos los nutrientes esenciales para afrontar ésta etapa con energía y vitalidad.

Te ayudamos a lograr tu mejor versión a través de una alimentación equilibrada sin pasar hambre. Una dieta adaptada a tus necesidades nutricionales.