¿qué son los probióticos?

¿Qué son los probióticos? ¿Sabías que la palabra probiótico significa a favor de la vida? Pues tal y como sugiere su nombre, la OMS define los probióticos como “microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud del hospedador”.

En la actualidad cada vez son más las investigaciones acerca del papel que tienen los probióticos en el microbioma intestinal y sus beneficios. La evidencia científica señala que las especies de bacterias más utilizadas como probióticos son los que proceden de Bifidobacterium o Lactobacillus. A partir de ellos surgen diferentes especies que proporcionan efectos beneficiosos para la salud mediante una serie de mecanismos.

dieta personalizada

¿Qué son los probióticos?

Las funciones principales de los probióticos son:

– Inhibir el crecimiento de patógenos y producir productos de fermentación beneficiosos como ácidos grasos de cadena corta

– Producir vitaminas y enzimas útiles que ayudan a mantener la salud intestinal

– Ejercer su influencia sobre el sistema inmunológico, neurológico y otros

– Prevenir o tratar enfermedades

Debemos considerar la diferencia entre probióticos y prebióticos. Los prebióticos son carbohidratos presentes de forma natural en alimentos como la leche materna, algunas hortalizas y verduras, cereales como el trigo y la avena, legumbres y frutos secos que estimulan el crecimiento selectivo de especies con función probiótica.

En otras palabras, los prebióticos son el alimento de los probióticos, por ello es fundamental llevar una dieta para adelgazar equilibrada, para favorecer el crecimiento de bacterias beneficiosas para nuestra salud.

¿Qué beneficios tienen los probióticos?

Ayuda a tratar malos hábitos intestinales

El estreñimiento es un síntoma gastrointestinal muy común en la mayoría de las personas, en el cual existe un tiempo de tránsito lento, es decir, el tiempo que necesita el contenido del tracto gastrointestinal en moverse a través del cuerpo. Cuando el tiempo de tránsito es lento (muchos días), el resultado son heces duras que tienen dificultad para pasar.

Los probióticos pueden ser una buena herramienta para tratarlo ya que son capaces de acelerar el tiempo de tránsito en adultos, mejorando la consistencia de las heces.

Al contrario, la diarrea es el resultado de heces frecuentes, sueltas o acuosas que son comúnmente producidas por patógenos. En este caso los probióticos actúan reduciendo la incidencia de diarrea, reduciendo su duración.

Mejora el Síndrome de Intestino Irritable (SII)

El Síndrome de Intestino Irritable es una enfermedad gastrointestinal que cursa con dolor abdominal o alteración de los hábitos intestinales. Se ha visto que la toma de probióticos puede mejorar los síntomas y la calidad de vida de las personas que lo padecen, reduciendo el dolor, la hinchazón y los gases. Por eso una dieta mediterránea y equilibrada es la mejor opción.

Influye en el peso corporal

Diversos estudios afirman que algunos probióticos son capaces de reducir el peso corporal, el índice de masa corporal (IMC), la circunferencia de la cintura y los porcentajes de masa grasa y de grasa.

Controla los niveles de glucosa.

Los probióticos son capaces de reducir la glucosa en ayunas, la hemoglobina glucosilada y la insulina.

Mejoran la apariencia de la piel

Los probióticos ayudan a tratar problemas de la piel como el acné o la rosácea ya que son capaces de contrarrestar las bacterias dañinas del inestino y de la piel, propician la función barrera protegiéndo la piel de patógenos, contribuyen a la regulación del sistema inmunitario controlando la inflamación y el estrés oxidativo y ayudan a conservar el equilibrio del eje cerebro-intestino-piel.

Contribuye al bienestar emocional

El cerebro y el intestino está conectados, por lo que tomar algunos probióticos pueden ayudar a reducir el estrés y favorecer la relajación, calmando algunas emociones y evitando la ansiedad y la depresión.

Combaten los efectos secundarios de los antibióticos

Los antibióticos no solo combaten las bacterias dañinas sino que también arrasan con las buenas pudiendo producir molestias intestinales o desequilibrio  entre las poblaciones de bacterias, por lo que tras tomarlos durante el curso de alguna enfermedad es recomendable restablecer nuestra microbiota a través de probióticos adecuados.

¿Cuáles son los alimentos probióticos?

Yogur

De los alimentos ricos en probióticos, el yogur es uno de los más demandados. Este derivado lácteo es de los más consumidos por la población, al cual se le añaden bacterias que fermentan el azúcar de la leche, la lactosa, convirtiéndola en ácido láctico, aportando acidez, de ahí su sabor. Los yogures elaborados a partir de leche de oveja o de cabra tienen más probióticos que la leche de vaca, además se suelen tolerar mejor.

Kéfir

Es una leche fermentada doblemente que se obtiene a partir del hongo llamado de la misma manera. La primera fermentación se obtiene de la leche y la segunda del hongo. Es una forma saludable de tomar leche ya que gracias a esta doble fermentación apenas contiene lactosa por lo que los intolerantes pueden tolerarla, además de resultar más digestivo. Existen diferentes tipos de kéfir: de leche animal, de coco, de agua… Además es rico en calcio, magnesio, fósforo, vitaminas del grupo B, triptófano y proteínas de fácil digestión.

Col fermentada o chucrut

Esta col se obtiene al fermentarla con agua y sal en un tarro durante un periodo entre 3 y 9 días. Los lactobacilos que se encuentran en la col fermentan el azúcar que contiene la verdura y lo transforma en ácido láctico, que ayudará a conservarla.

Durante la fermentación surgirán una gran variedad de microorganismos, y no todos ellos tienen acción probiótica por lo que más que considerarlo un alimento probiótico, se puede considerar un alimento fermentado que puede contener ciertos microorganismos con acción probiótica. Ocurre lo mismo con el kimchi, una col de origen coreano fermentada, pero en este caso picante, con propiedades como la reducción de la presión arterial, grasa corporal, glucosa en ayunas, colesterol y resistencia a la insulina.

Té kombucha

El Té Kombucha es una bebida fermentada elaborada con té negro o verde con azúcar a la que se le agrega una simbiosis de bacterias y levaduras para lograr la fermentación. Tiene propiedades antimicrobianas, es rico en antioxidantes, ayuda a mantener nuestra flora intestinal equilibrada y variada, protegiéndola de patógenos, ayuda a eliminar toxinas y a combatir trastornos digestivos. Además, los últimos estudios sugieren que puede contribuir en una mejora en la diabetes al tener la capacidad de reducir la glucosa en sangre.

Chocolate negro

Se ha comprobado que el efecto probiótico de los polifenoles del cacao incrementa las bacterias positivas para nuestra salud como las bifidobacterias y los lactobacilos, contribuyendo a establecer una proporción adecuada entre bacterias al mismo tiempo que reducen la presencia de microorganismos patógenos.

Miso

Es una pasta que se obtiene de la soja, la cebada o el arroz fermentado. Se utiliza para elaborar la famosa sopa de miso típica de Japón. Posee la capacidad de colonizar los intestinos con enzimas vivas favoreciendo la digestión, mejorando la absorción de nutrientes y aliviando molestias gastrointestinales.

Encurtidos

Los alimentos encurtidos como las aceitunas o los pepinillos, son aquellos alimentos envasados en salmuera durante un periodo de tiempo. Al introducir estos alimentos en vinagre, comienzan a fermentar y crecer en su interior bacterias lácteas y levaduras que resultan muy beneficiosas para nuestro organismo porque van a ayudar a mejorar el tránsito intestinal, prevenir los gases, la inflamación y las molestias estomacales. Además son ricos en vitamina C, ácido fólico y láctico y enzimas digestivas que van a ayudar a regular el metabolismo, equilibrar los niveles de azúcar en sangre, aumentar la saciedad, combatir la diarrea y el estreñimiento y reforzar el sistema inmunológico.

Queso crudo

El queso elaborado con leche cruda, es decir, con leche que no ha sido pasteurizada, es una fuente de probióticos y al igual que sucede con el yogur, posee mayores ventajas aquellos que son de oveja o de cabra porque son más fáciles de digerir.

Tempeh

Es un producto fabricado a partir de soja fermentada muy consumido en países asiáticos así como por personas veganas o vegetarianas ya que es un tipo de proteína que puede servir como sustituto del queso o la carne.

Como podemos comprobar una alimentación rica en probióticos en cantidad suficiente, resulta muy beneficiosa para nuestro sistema digestivo y la microbiota intestinal, reforzando nuestras defensas y cuidando nuestro sistema inmune. Es importante que nuestra dieta contenga alimentos ricos en prebióticos y probióticos, y esto debe hacerse en el marco de una alimentación variada y equilibrada. Ahora que ya saber ¿qué son los probióticos? conseguiremos una correcta nutrición y mejorar la calidad de vida de los individuos.

¿qué son los probióticos?