Qué es el etiquetado

¿ Qué es el etiquetado?

El etiquetado nutricional es la información presentada en los productos alimentarios capaz de transmitir información al consumidor sobre el origen, los ingredientes, la calidad o el valor nutricional. Cuando hacemos una dieta para adelgazar, el etiquetado es muy importante.

En otras palabras, podríamos decir que es la tarjeta de presentación de los alimentos o productos proporcionada por las empresas alimentarias que ofrece información al consumidor sobre sus características, y le sirve para diferenciar un buen alimento procesado de un procesado de mala calidad o ultra procesado, para que sea libre de decidir si lo consume o no.

dieta personalizada

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) promueve el etiquetado de los alimentos como una herramienta eficaz para proteger la salud de los consumidores en materia de inocuidad alimentaria y nutrición. La FAO nos dice que “la definición internacionalmente aceptada de etiqueta alimentaria es cualquier marbete, rótulo, marca, imagen u otra materia descriptiva o gráfica, que se haya escrito, impreso, estarcido, marcado, marcado en relieve o en huecograbado o adherido al envase de un alimento o a un producto alimentario. Esta información también puede acompañar al alimento o mostrarse cerca de éste para promocionar su venta”

¿Qué información nos aporta?

En un alimento envasado debe aparecer la siguiente información:

  • Identidad y composición del alimento: denominación del producto y lista de ingredientes.
  • Protección de la salud de los consumidores y uso seguro de un alimento: propiedades relacionadas con la composición que puedan resultar perjudiciales para la salud de determinados consumidores como la presencia de alérgenos que pueden afectar a personas con alergias e intolerancias alimentarias como el gluten, la leche, el huevo, el pescado, la soja…También informa acerca de la duración, almacenamiento y uso seguro indicando la fecha de caducidad, fecha de consumo preferente o fecha de duración mínima, el modo de conservación y de empleo; y sus efectos sobre la salud incluyendo los riesgos y las consecuencias relativas al consumo perjudicial y peligroso de un alimento.
  • Características nutricionales: valor energético expresado en kilocalorías (kcal) o kilojulios (kJ) y composición nutricional (hidratos de carbono, proteínas, grasas, fibra, azúcares añadidos y sal).

¿Qué debemos tener en cuenta?

A la hora de leer las etiquetas de los alimentos debemos tener en cuenta principalmente los siguientes puntos:

  • La lista de ingredientes se ordena mayor a menor cantidad. 

Los productos alimenticios contienen los ingredientes en orden decreciente en función de la cantidad que incluya el producto, es decir, los que están primero son los que se encuentran en mayor cantidad en el alimento.

Además el ingrediente que aparece en la denominación tiene que indicar el porcentaje y en caso de contener algún alérgeno tiene que aparecer indicado en la lista de ingredientes de forma destacada para que se diferencie claramente del resto.

Es importante destacar que si los ingredientes que incluye son de buena calidad, podemos considerar que el producto es un buen procesado y no será necesario fijarnos en ningún otro dato.

¿Qué ingredientes son saludables?

  • En general, las harinas integrales o de grano entero siempre van a ser de mejor calidad que las refinadas.
  • Debemos fijarnos que los aceites que contiene el producto son de calidad nutricional alta como el aceite de oliva virgen extra y el aceite de oliva virgen, evitando los aceites de coco, girasol o de palma.
  • Siempre será mejor que no contenga azúcar el producto y que la sal sea de los últimos ingredientes.
  • Cuantos menos aditivos contenga el producto mejor.
  • Un producto debe contener menos de 4 ingredientes

Qué es el etiquetado

Cuando vemos una lista infinita de ingredientes es porque el producto está bastante procesado. 

Los 4 primeros ingredientes de un producto ya nos dicen bastante de la composición del producto, el resto de ingredientes seguramente sean ingredientes añadidos como azúcares, almidones, aceites, harinas, y aditivos.

Debemos optar por productos cuyos primeros ingredientes sean naturales o procesados mínimamente.

  • Si no lleva etiqueta mejor, 

Significa que es materia prima y por lo tanto se trata de alimentos saludables como las frutas y las verduras.

¿En qué ingredientes nos tenemos que fijar?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “el consumo excesivo de azúcares, grasas y sodio es un problema de salud pública que se asocia a las enfermedades no transmisibles que más afectan a la población: sobrepeso u obesidad, diabetes, hipertensión arterial, enfermedades vasculares, cardíacas, cerebrales y renales”.

Nos fijamos en los siguientes ingredientes siempre que veamos en la lista que han sido añadidos:

  • Azúcar: 

Lo ideal es que no supere los 5 gr de azúcares añadidos por cada 100 gr.

El azúcar es uno de los ingredientes que más se suele camuflar con otros nombres como fructosa, jarabe de maíz alto en fructosa, maltodextrina, xilitol… es importante que los identifiquemos y no pasen desapercibidos.

  • Sal:

No debería superar los 0,25 gr por cada 100 gr.

A la sal le ocurre de manera parecida al azúcar, muchas veces lo encontramos indicado con otros nombres como el benzoato de sodio, fosfato monosódico, nitrato de sodio, cloruro de sodio…

Debemos considerar que el sodio es fundamental para preservar los alimentos pero en cantidades altas puede resultar perjudicial para nuestra salud.

  • Grasas saturadas: 

Han de ser menores a 1,5 gr/100 gr en sólidos y 0,75 gr/100 ml en líquidos.

Este ingrediente es más difícil de reconocer ya que a veces no aparece en la tabla nutricional. El consumo de estas grasas contribuyen a aumentar el riesgo de padecer enfermedades coronarias, derrames cerebrales, aumentan el colesterol malo y destruyen el bueno.

Las podemos encontrar con nombres como margarina, aceites y grasas hidrogenadas, aceites y grasas parcialmente hidrogenadas o manteca vegetal.

Intentaremos elegir siempre aquellos productos que no contengan grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas.

  • Aditivos: 

Son aquellas sustancias que pueden tener valor nutritivo o no pero no se consumen como alimento por sí mismas ni se usa como ingrediente típico del alimento, sus funciones principales son darle sabor, color o durabilidad a un alimento. Los encontramos como conservantes, colorantes artificiales, saborizantes artificiales o estabilizantes.

Kcal vs ingredientes

También es importante que consideremos las calorías que aporta un producto por cada 100 gramos pero debemos tener en cuenta que a igual número de calorías, dos productos pueden ser muy distintos en cuanto a la calidad de los ingredientes, por ejemplo, uno puede ser muy rico en azúcares y otro un producto integral que nos va a aportar más fibra y por lo tanto va a ayudar a que estemos más saciados y por lo tanto a disminuir el consumo de calorías el resto del día.

Por lo tanto, siempre será más útil a la hora de leer el etiquetado de los alimentos y bebidas que nos fijemos en los ingredientes y que evitemos en la medida de lo posible que contengan azúcares añadidos, edulcorantes, sal, aceites refinados y aditivos.

 

Qué es el etiquetado