Ovario Poliquístico

¿Sabías que 1 de cada 10 mujeres en edad fértil sufre del Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP)? Esta afección es causada por un desequilibrio de las hormonas reproductivas generando una serie de problemas en los ovarios.

Las mujeres que padecen SOP, se caracterizan por tener períodos menstruales irregulares y niveles de andrógenos elevados (hormona masculina). Los ovarios son los órganos encargados de producir los óvulos que se desprenden todos los meses cuando el ciclo menstrual de la mujer es saludable, sin embargo, en mujeres con SOP, los óvulos no pueden desarrollarse o desprenderse adecuadamente como deberían.

dieta personalizada

Si bien se desconoce la causa exacta del SOP, sí que se pueden considerar varios factores, especialmente genéticos. Lo que sí está claro es que un diagnóstico y tratamiento tempranos junto con la pérdida de peso en algunos casos con la ayuda de dietas para adelgazar, puede reducir el riesgo de complicaciones asociadas a largo plazo como enfermedades cardíacas o diabetes tipo 2.

Síntomas del Síndrome del Ovario Poliquístico

En la mayoría de los casos, los signos y síntomas del SOP se desarrollan durante la pubertad, en la época de la primera menstruación, pero también existe el riesgo de desarrollar SOP como consecuencia de un aumento de peso importante.

El National Institute of Health (NIH) y el consenso de Rotterdam definieron que para considerar la presencia de SOP, se deben cumplir dos de los tres criterios siguientes:

  1. Disfunción del ciclo menstrual (oligo/anovulación)
  2. Hiperandrogenismo clínico o bioquímico (hirsutismo, acné y/o alopecia).
  3. Criterios ecográficos (morfología ovárica poliquística)

En general, los síntomas que se suelen dar en la mayoría de los casos son:

  •  Ciclos menstruales muy irregulares:

– Amenorrea: en el 70% de los casos hay ausencia de período menstrual

– Oligomenorrea: disminución del número de menstruaciones con ciclos largos mayores de 35 días.

– Polimenorrea: períodos de menstruación muy frecuentes con ciclos cortos inferiores a 25 días.

– Hipermenorrea: menstruaciones de larga duración, abundantes y dolorosas.

  •  Síndrome premenstrual (SPM): 

Este síndrome se caracteriza por presentar tanto síntomas físicos (náuseas, aumento de peso, fatiga, migraña…) como psíquicos (irritabilidad, depresión, cambios de conducta, alteración de la líbido) una semana antes de la menstruación. En el caso de las mujeres con SOP, este síndrome es más acusado.

  • Infertilidad

La ausencia de ovulación en el SOP es una de las causas más frecuentes de infertilidad femenina.

  • Hiperandrogenismo

Si realizamos un examen físico, podemos comprobar que el incremento de la hormona masculina en sangre puede dar lugar a hirsutismo (exceso de vello corporal y vello facial), acné y exceso de sebo.

Además, pueden presentar alopecia androgénica, pérdida del cabello de acuerdo al patrón masculino y acantosis nigricans (hiperpigmentaciones) en las zonas de pliegues como el cuello, la nuca, las axilas y la cara interna de los muslos.

  • Insulinorresistencia

Las mujeres con Síndrome del Ovario Poliquístico presentan mayor riesgo de complicaciones como diabetes mellitus y enfermedades cardíacas. Además, las mujeres con SOP presentan más probabilidades de desarrollar síndrome metabólico y las mujeres con síndrome metabólico tienen más probabilidades de desarrollar el SOP. Otros problemas de salud relacionados son el aborto y endometriosis, así como una tasa más alta de cáncer endometrial o del revestimiento del útero.

  • Ovarios poliquísticos

Los ovarios se agrandan y contienen folículos alrededor, lo que puede alterar su funcionamiento normal. 

Causas

Se desconoce la causa exacta de SOP, pero la mayoría de los expertos coinciden en que se trata de una entidad multifactorial, en la cual destacan los factores genéticos.

Las causas más comunes son principalmente:

  • Alteración hormonal

Hay una descompensación en la producción de hormonas segregando exceso de andrógeno que da lugar a problemas de hirsutismo, acné y alteraciones en el ciclo menstrual de la mujer.

  • Exceso de insulina

En mujeres con SOP hay una alteración en los receptores de insulina que da lugar a un aumento de glucosa en sangre y el páncreas para compensar fabrica mayor cantidad de insulina. Esta sobreproducción de insulina repercute directamente en el ovario, además de producir niveles de testosterona en exceso generando síntomas como los ya mencionados en la alteración hormonal.

  • Herencia

Investigaciones recientes plantean un factor hereditario en el que se implican una serie de alteraciones genéticas que pueden explicar muchas de las manifestaciones que lo caracterizan.

  • Estilo de vida

 El estrés, las emociones, la alimentación o el sedentarismo también puede influir y generar cambios hormonales.

Dieta y Síndrome del Ovario Poliquístico

¿Cómo tratamos el SOP?

Las mayoría de mujeres con Síndrome del Ovario Poliquístico padecen sobrepeso y acumulan más grasa en la zona abdominal a consecuencia de una baja sensibilidad a la insulina, por lo que si además de padecer SOP, se sufre de sobrepeso hay que mejorar la resistencia a la insulina a través de la alimentación, la práctica regular de actividad física y la medicación adecuada.

La alimentación debe estar formada por los siguientes alimentos.

  • Carbohidratos integrales

Debemos consumir harinas integrales de mayor calidad nutricional puesto que nos van a aportar más fibra y un menor índice glucémico elevando ligeramente los niveles de glucosa en sangre y reduciendo el riesgo de inflamación y obesidad. Podemos disminuir el consumo de trigo al que estamos acostumbrados e incorporar mayor variedad de cereales como la avena, la espelta, el mijo, el amaranto o el trigo sarraceno.

  • Frutas y verduras

Son la base de la alimentación saludable por lo que su consumo es imprescindible y deben estar presentes en todas las comidas principales. Son ricas en vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Priorizaremos siempre aquellas frutas de menor índice glucémico como las cerezas, ciruelas, fresas, pomelo…y evitaremos el consumo de frutas en almíbar, deshidratadas o zumos de frutas envasados o naturales. En el caso de las verduras priorizaremos aquella de hoja verde que mantendrán los niveles de insulina más estables.

  • Legumbres

Son ricas en fibra, aportan saciedad y poseen un índice glucémico bajo por lo que recomendamos su consumo unas dos veces por semana. En algunos estudios se ha comprobado que su consumo habitual puede reducir los niveles de testosterona libre en sangre.

  • Proteína

Podemos consumir tanto proteína animal como vegetal. Los alimentos ricos en proteínas son importantes porque además de saciarnos y ayudarnos en el control de peso ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en sangre.

  • Grasas saludables

Recomendamos las grasas omega 3 porque mejoran la sensibilidad a la insulina y los niveles de colesterol, además de controlar la producción hormonal. Las encontramos en los frutos secos, semillas, aguacate, aceite de oliva virgen extra y en la yema del huevo.

  • Vitaminas y minerales:

Destacar la importancia de consumir alimentos ricos en vitamina D como los lácteos, el pescado azul o la yema del huevo así como exponerse a la luz solar; consumir alimentos ricos que contengan ácido fólico o vitamina B9 como las verduras de hoja verde, las frutas y las legumbres o suplementarse para tratar la infertilidad en la mujer así como mejorar la sintomatología y los ciclos menstruales.

Además la ingesta de inositol, sustancia perteneciente a las vitaminas del grupo B ayuda a regular los ciclos hormonales, aumenta la sensibilidad a la insulina y mejora la ovulación.

Recomendamos evitar todos aquellos alimentos ultraprocesados que además de contener ingredientes poco saludables pueden provocar picos de insulina como los hidratos de carbono refinados, bollería, zumos de frutas, refrescos azucarados, alcohol y lácteos como la leche desnatada.

Además de la alimentación es muy importante realizar actividad física con frecuencia ya que entre sus beneficios encontramos la pérdida de peso y grasa corporal, una mejora del perfil hormonal, mayor sensibilidad a la insulina, una mejoría en el estado emocional, una reducción de los niveles de testosterona en sangre y mejora en los síntomas del síndrome premenstrual.

No olvidemos que todo ello debe ir acompañado de un tratamiento médico para controlar el Síndrome del Ovario Poliquístico y sus síntomas como píldoras anticonceptivas, medicamentos antiandrogénos y metformina en algunos casos.

A pesar de que a día de hoy no se conoce la cura para el SOP, sí podemos controlar sus síntomas a través de un tratamiento específico para los síntomas y un estilo de vida saludable. Un diagnóstico a tiempo es importante para identificar riesgos metabólicos y cardiovasculares así como el potencial reproductivo de estas pacientes. Por ello es necesario que sean informadas y educadas respecto a su patología, diagnosticadas y tratadas adecuadamente y controladas en el tiempo.

Una mala alimentación, un estilo de vida sedentario o el estrés pueden empeorar la enfermedad; en cambio una alimentación equilibrada guiada por un profesional de la salud junto a la práctica continuada de actividad física y una mejor gestión de las emociones puede llevar a mejorar significativamente los síntomas y los signos y mejorar la calidad de vida de las pacientes.

En Corporis Sanum te ayudamos a tratar los signos y síntomas asociados al Síndrome del Ovario Poliquístico así como a la pérdida de peso a través de una dieta individualizada adaptada a tus gustos, necesidades y ritmo de vida.

Ovario Poliquístico