dietas extremas

Cada cierto tiempo aparecen en televisión noticias relacionadas con dietas extremas e ilegales que ponen en riesgo la salud pública. No deja de sorprendernos que algunas personas sigan confiando en métodos o productos milagro que lo único que hacen es poner en peligro su vida.

Comprendemos que la gente quiera verse bien y adelgazar, pero hay que darse cuenta de que no todo vale. Por desgracia, detrás de todos estos métodos se esconden intereses económicos que poco o nada tienen que ver con nuestra salud, así que hay que andarse con mucho ojo. Estas son algunas de las dietas extremas que no debes realizar jamás si no quieres poner en riesgo tu salud:

dieta personalizada

Dietas extremas y peligrosas

  • Dieta de la malla lingual

Esta dieta consiste básicamente en coser una malla a la lengua. Con ello se pretende, además de alterar tus papilas gustativas, que cualquier bocado sea doloroso y por ello se te quiten las ganas de comer, con todos los riesgos que eso conlleva. Pero además, como decíamos, la malla se cose a la lengua, lo que puede ocasionar infecciones graves y daños irreparables.

  • Las dietas detox

Son, evidentemente, otra de las dietas destinadas exclusivamente a enriquecer a sus creadores. Se basa en prometer regímenes a base de zumos y sopas que aparentemente tienen propiedades que depuran el organismo. Por supuesto, la idea es que compres los zumos y las sopas de la marca «x» a precios desorbitados. Lo cierto es que estos productos se pueden adquirir de forma legal en nuestro país, pero hay que tener en cuenta, como os decíamos, que probablemente sus creadores sólo pretendan hacernos creer que únicamente consumiendo ese producto conseguiremos adelgazar, y nos lo pintan como producto milagro. Nada más lejos de la realidad, ya sabéis que siempre os recomendamos huir de estas dudosas recomendaciones.

  • Las pastillas quemagrasas

Nos las presentan como unas pastillas que eliminan todo o parte de la grasa que ingerimos, pero si preguntas a cualquier nutricionista profesional, te desmontará rápidamente la mentira. Efectivamente, no existe ninguna pastilla que disuelva la grasa, así que los «efectos milagrosos» que prometen no son tales. Por supuesto, estas pastillas son muy caras y se supone que para que funcionen tienes que tomarlas durante al menos unos meses. ¿Resultado? Ningún cambio físico y el bolsillo vacío.

Estos son sólo algunos ejemplos. También hay dietas extremas que consisten en limitar muchísimo la alimentación para perder peso rápidamente. Su problema es que, con ellas, estarás poniendo de nuevo tu salud en peligro. Además, te servirá de poco, porque cuando la dejes el inevitable efecto rebote te hará acabar ganando más peso del que perdiste. Así que ya sabes, no te creas todo lo que te dicen. Detrás suelen haber exclusivamente intereses económicos y, además de tirar el dinero, estarás poniendo en riesgo tu salud. Debes dejarte asesorar siempre por un nutricionista titulado, que seguro te ofrecerá dietas personalizadas a tus gustos y necesidades, te dirá cuántos kilos debes adelgazar para estar saludable y nunca te engañará ni te perjudicará. Ponerte en manos expertas es la mejor forma de mejorar tu salud y tu cuerpo.