dietética

La mayoría de las personas asocian la dietética a la pérdida de peso, pero realmente eso no es del todo cierto, y eso es lo que voy a intentar explicarte.

La dietética hace referencia a las combinaciones de alimentos adecuadas para que la persona esté correctamente nutrida y que, además, sea una combinación equilibrada, variada y adaptada a las condiciones particulares de cada individuo.

dieta personalizada

¿Cuáles son los objetivos de la dietética?

Los objetivos de la dietética son muchos: mantenimiento y mejora de la salud, tratamiento de enfermedades, mejorar la imagen, mejorar la calidad de vida… Estos son solo algunos de los aspectos en los que interviene la dietética, y creo que son lo bastante importantes para que entendamos ya por fin por qué es tan necesario cuidar nuestra alimentación y la de las personas que están a nuestro alrededor.

Lo primero de todo y muy importante: las dietas milagrosas, a día de hoy, no existen. Así que es muy probable que quien te venda lo contrario te esté engañando.

Tenemos que tener en cuenta es que no se trata de hacer dieta, sino de establecer unos hábitos alimentarios saludables que puedan permanecer durante mucho tiempo, y si no tenemos ningún tipo de complicación, durante toda la vida. Entender estos es fundamental para eliminar de nuestra cabeza la asociación dieta, pasar hambre y adelgazar rápido. ¿Quién querría estar comiendo poco y mal durante el resto de sus días? Ya te lo digo yo, nadie. Y este es uno de los motivos principales del abandono de las dietas. Si escoges una alimentación saludable como herramienta de vida verás como tarde o temprano tus objetivos llegarán y te será mucho más fácil de «cumplir». No hay que tener prisa. Cuanto más despacio vayas, más permanentes serán tus cambios.

¿Comer bien implica comer de forma aburrida?

Comer bien, no significa comer ensalada y hervido solamente. Este es otro de los mitos que acompañan, desde hace ya mucho tiempo, al término dieta. Comer bien es aportar a tu cuerpo todo lo que necesita, sin pasarse ni quedarse cortos. Obviamente, también teniendo tus gustos en cuenta, para que sea agradable para ti. Puede ser que, si tu alimentación requiere muchos cambios para tornarse saludable, al principio no te sea muy placentera, pero recuerda siempre que estos cambios son por tu bien. Además, seguro que tu dietista busca la manera de que sea de tu gusto.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es no rendirse. Y con esto me refiero a que si un día no cumplimos con la «dieta», no debemos mentir a nuestro dietista. Los dietistas somos los encargados de ayudarte a conseguir lo que te propones, así que mentir es perjudicial únicamente para ti, ya que no podremos ofrecerte lo que realmente necesitas.

También es fundamental no machacarse a uno mismo. En la vida, no siempre nos salen las cosas como queremos. No tenemos que ser duros con nosotros mismos. Si hoy no nos ha salido algo bien (y esto es aplicable a cualquier otra cosa), no pasa nada. Volvamos a ponernos manos a la obra. Nadie dice que la equivocación no esté permitida.

Es algo que debes hacer por ti y para ti.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 11 =