dieta para dejar de fumar

Te vamos a recomendar una dieta para dejar de fumar. Disminuir la ansiedad por encender un cigarrillo, o conseguir abandonar el tabaco por completo no es una tarea sencilla, de hecho, para muchos fumadores es una lucha muy intensa. Las personas que dejan de fumar además temen mucho a aumentar de peso, y si este es tu caso, no te preocupes, si dejas de fumar y ganas peso, puedes hacer una de nuestras dietas para adelgazar de forma sana y efectiva. Al final, habrás ganado salud y bienestar físico y emocional.

Ahora bien, junto a la fuerza de voluntad, existen dietas para dejar de fumar que son muy importantes en este arduo pero necesario proceso, que conviene cumplir para que la transición hacia una vida saludable sea fructífera. Se debe llevar una alimentación equilibrada y de calidad combinada con buenas horas de sueño, ejercicio físico y abundante agua como medida de saciedad. La pregunta es: ¿Qué comer y qué beber para dejar de fumar?

Entre otras recomendaciones, es necesario evitar el café y las bebidas alcohólicas, además de cualquier otro líquido que se relacione con el momento de fumar. Incluir zumos de frutas y verduras naturales sin azúcar son importantes para dejar de fumar. Asimismo, como se tiende a sufrir de insomnio, se deben evitar las bebidas excitantes.  

En lo que se refiere a la comida diaria, se deben evitar los alimentos muy condimentados y los azucarados, ya que estos aumentan los deseos de fumar.

Se trata de un proceso que, si bien lleva tiempo y merece tener mucha fuerza de voluntad, no es imposible de lograr. Así pues, centrados en la alimentación que se debe considerar para ayudarte a dejar de fumar, veamos que se necesita para seguir una dieta saludable que incluya alimentos para dejar de fumar y no engordar.

Dieta para dejar de fumar

Una buena dieta para dejar de fumar debe ayudarte a sentirte saciado y a controlar el apetito. Del gasto energético total, la nicotina presente en el tabaco quema un 11%, de modo que cuando se deja de fumar, aun cuando comas igual que antes, existe gran posibilidad de engordar. Y, si a esto le sumas el picoteo entre horas, inevitablemente podrías ganar de 3 a 4 kilos en el primer mes. 

Muchos expertos consideran que para desintoxicarnos de la nicotina definitivamente, es primordial seguir una dieta adecuada. Una dieta balanceada ayudaría a reducir y a controlar la ansiedad que puede generarse, sobre todo, durante las primeras semanas de abstinencia. Te contamos a continuación sobre los alimentos y bebidas para dejar de fumar de forma saludable.

Alimentos proteicos, leche, queso…

Si piensas dejar de fumar, los alimentos proteicos como los lácteos, las carnes o los huevos, son una buena opción de incluir en la dieta. La proteína tarda un poco más en digerirse y su efecto consiste en acelerar el metabolismo que ha sido ralentizado por la falta de nicotina, lo que te ayudará a no coger kilos de más. Sin embargo, es necesario siempre ajustar la ración de proteínas, ya que su ingesta supone un gran esfuerzo para el organismo, y puede verse disminuida su capacidad metabólica.

Trata de acompañar regularmente las proteínas con guarnición a base de hortalizas, verduras o frutas de temporada, al vapor o crudas.

Asimismo, hay algunos alimentos que empeoran el sabor del cigarrillo, entre estos las hortalizas, las frutas y los productos lácteos. De modo que un vaso de leche templada luego de la cena es excelente para dejar de fumar. La leche contiene triptófano, un aminoácido que en el organismo es transformado en serotonina, la hormona que favorece el sueño y, en consecuencia, puede garantizar un sueño conciliador.

Alimentos ricos en Vitamina C, frutas y verduras

Incluir naranjas, frutos rojos, limones, kiwi, brócoli, piñas, pimientos crudos, zanahorias, …, entre muchos otros alimentos ricos en vitamina C y antioxidantes; es perfecto para dejar de fumar y recuperar lo perdido, porque el tabaco consume grandes dosis de esta vitamina y es normal tener las reservas muy bajas. Por otro lado, los zumos de piña, zanahorias, brócoli…, son ideales para ayudarte a eliminar toxinas y restos de nicotina de tu organismo. Además, tomar estos alimentos antes o después de comer evitará el picoteo.

Especialmente la zanahoria es uno de los alimentos más importantes en una dieta para dejar el cigarrillo. Esta aporta vitamina C y B, y puedes incluirla en muchas preparaciones, o convertirla en el ingrediente principal de una deliciosa ensalada acompañada con un poco de queso fresco y aceite de oliva virgen extra. La piña, al igual que la leche, es fuente de triptófano, y la podemos incluir en la dieta como parte de un buen desayuno, como postre o como primer plato con una lonchas de jamón.

El triptófano es un aminoácido que se transforma en el organismo en serotonina, una hormona relajante que nos ayudará a no perder el buen humor, ya que se suelen tener muchos episodios de mal humor, sobre todo, cuando eres recién exfumador.  

dieta para dejar de fumar

Alimentos ricos en Vitamina A  

Aparte de los alimentos ricos en vitamina C, también hay que incluir alimentos que sean fuentes de vitamina A, ya que estos ayudan a reparar los radicales libres que el tabaquismo suele originar. En este caso, apuesta por alimentos de color naranja o rojo como las naranjas, las zanahorias, la calabaza y el tomate. Asimismo, los espárragos, las espinacas y el diente de león son también fuente de esta vitamina. Todos ellos te ayudarán a dejar de fumar y a mejorar tu salud general.

Cereales integrales

Para conseguir calma y una intensa sensación de paz, especialmente cuando tu decisión de dejar de fumar haya sido hace pocas semanas; se recomienda la ingesta de carbohidratos complejos o de lenta absorción. Los cereales integrales como la avena, el arroz, el pan y la pasta integral no solo proporcionan esta tranquilidad, sino que además, son ricos en fibra y favorecen la saciedad y el tránsito intestinal.

Adicionalmente, la ingesta de avena y arroz integral proveen de selenio, un elemento que no puede faltar en tu dieta para dejar el tabaco, ya que este te ayudará a reducir los riesgos de enfermedades cardíacas asociadas con el tabaquismo.

dieta para dejar de fumar

 Té verde

Por lo general, las personas que fuman no solo tienen el hábito de fumar, sino también el de tomar café en exceso. De modo que a veces se lucha con ambas tentaciones. Una buena técnica alimentaria para aliviar el deseo del café (asociado al deseo de fumar) es sustituir el café por una taza de té. El té verde es el indicado para ayudarte en el proceso de deshabituación del tabaco, además ayuda a depurar y limpiar el organismo.

 Alimentos ricos en magnesio: Nueces y anacardos

Recurrir a frutos secos como avellanas, anacardos, piñones, almendras, nueces, etc., para reducir el estado de ansiedad y nerviosismo relacionado con dejar de fumar, es uno de los hábitos más recomendados para evitar una recaída o retroceso. Y esto es gracias al magnesio, un elemento contenido en este tipo de alimentos que relaja la musculatura. Con la ayuda de estos alimentos te sentirás menos ansioso y más dispuesto a continuar con tu propósito. Las espinacas, las judías, la levadura de cerveza y los cereales integrales también son fuente de magnesio y favorecen el proceso de dejar de fumar.   

Alimentos relajantes: La lechuga y la manzana

Cuando se desea dejar el tabaco es clave consumir alimentos relajantes. En este caso, la lechuga y las manzanas son extraordinarias fuentes de elementos con efectos tranquilizantes. La lechuga contiene lactucina, un principio activo con propiedades sedantes sobre el sistema nervioso, de modo que ayuda a controlar las palpitaciones, calmar los nervios y a dormir mejor.

Por otro lado, la manzana, la reina de la relajación, un alimento perfecto para aliviar el estrés y conciliar el sueño en períodos de ansiedad o frustración, episodios propios del proceso de dejar de fumar.  Además, la manzana es rica en vitamina B12, B6 y potasio, elementos que favorecen la relajación y ayudan a combatir el insomnio y la intranquilidad.

 Alimentos ricos en Zinc

Un padecimiento propio de las personas fumadoras son los problemas cardíacos y respiratorios. Para disminuir los problemas para respirar y evitar dificultades mayores, se recomienda incluir berenjenas, apios, higos, patatas, entre otros alimentos ricos en este mineral que es tan esencial. Una vez que dejes de fumar, en poco tiempo verás los resultados. Realmente, notarás la diferencia.

Aparte de tener presente estos alimentos en la dieta para dejar de fumar, también es importante hacer 5 comidas: tres comidas principales y dos tentempiés. Asimismo, es clave tomar mucho líquido, no saltarse ninguna comida y evitar alimentos azucarados, ultraprocesados y bollería industrial.  

Asimismo, incluir frutas y verduras de modo habitual es una extraordinaria forma de abonar el camino hacia la total independencia del tabaco. Conforme a un estudio publicado por el Departamento de Salud Comunitaria y Hábitos Saludables de la Universidad de Búfalo (Estados Unidos), las personas que fuman y se habitúan a comer este tipo de alimentos, suelen fumar menos cigarrillos. En este estudio se encontró que de 1000 fumadores, los que consumían frutas y verduras con regularidad, tenían mayores posibilidades de dejar de fumar que aquellos que no lo hacían.

Otro aspecto que debemos cuidar es no excederse en la ingesta de bebida y comida, ya que el hecho de estar dejando un vicio, puede provocar que nos inclinemos hacia otro.

Aunque sabemos que la tarea no es fácil, esperamos que con este artículo te hayamos hecho el camino algo menos complicado, sobre todo a la hora de minimizar la ansiedad, los nervios y los sentimientos de frustración relacionados con el síndrome de abstinencia. Finalmente, no olvides que se trata de una decisión por tu salud y, probablemente, por tu vida.

dieta para dejar de fumar