vitaminas

Todos sabemos que tenemos que comer alimentos ricos en vitaminas. Pero ¿por qué?, ¿qué función tienen para ser tan importantes?

Antes de empezar te diré que no hay ningún alimento mágico o con superpoderes. Algunos son más completos y/o equilibrados que otros, pero ninguno es la solución mágica. Es muy importante que sepas esto para no caer en ninguna estafa. Debes entender al fin porque es tan importante tener una alimentación variada y equilibrada. La mayoría de los alimentos están compuestos por todos los nutrientes. Lo que varía es su cantidad, y así es como se clasifican. Por ejemplo, la carne de pollo tiene mayor cantidad de proteínas, y por eso se clasifica dentro de ese grupo, pero eso no significa que no tenga vitaminas o grasas.

dieta personalizada

¿Las vitaminas son necesarias para nuestro organismo?

Todos los nutrientes son necesarios e importantes, así que procura que estén todos presentes en tu dieta. Y obviamente, las vitaminas están dentro de este grupo.

A lo largo de los años, y gracias a la observación, se empezó a ver que había «algo» en los alimentos que proporcionaba salud, o mejor dicho, prevenía o curaba enfermedades. Por ejemplo, James Lind descubrió en 1757 que para curar el escorbuto era imprescindible ingerir frutas y verduras frescas. Este «algo» eran las vitaminas.

Por tanto, que los profesionales de la salud insistan en el adecuado aporte de vitaminas a través de la dieta no es por capricho. Es nuestra tarea enseñarte qué alimentos debes ingerir para obtener beneficios y advertirte de los peligros que conlleva el consumo abusivo de otros.

De manera muy simple, podemos clasificar dos grandes grupos según su solubilidad: las vitaminas Liposolubles (A, D, E, K), nuestro cuerpo las almacena; las vitaminas Hidrosolubles (Grupo B y C), nuestro cuerpo no las almacena. Si se almacenan o no, puede servirnos de indicador para conocer qué alimentos debemos consumir en mayor proporción.

¿Y dónde encontramos las distintas vitaminas?

Recuerda que no están solo en un alimento, pero vamos a ver en que alimentos se encuentran en mayor cantidad. Las vitaminas liposolubles, principalmente A y D, se encuentran en los alimentos más grasos o en las porciones grasas de los alimentos como el huevo, los lácteos (enteros) o el hígado; la vitamina K se encuentra principalmente en la coliflor, col, espinacas, y en menor cantidad en trigo y avena; y la vitamina D es un poco especial, ya que podemos sintetizarla a partir de la luz solar. En cuanto a las vitaminas hidrosolubles, las encontramos en casi todos los alimentos: cereales sin refinar, semillas, frutas y verduras, carne, lácteos, legumbres, frutos secos…. Su deficiencia puede desencadenar diversas patologías.

En cuanto a los suplementos vitamínicos, te recomiendo que los tomes siempre bajo consejo de un profesional sanitario o como algo excepcional no como hábito. Es preferible que mejores la calidad de tu alimentación a comer mal y luego querer compensar con vitaminas. Es el doble de trabajo y el doble de dinero.

De todas formas, ¡no te preocupes! Si llevas una alimentación equilibrada y variada no tienes por qué preocuparte en exceso por las vitaminas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + dieciocho =