Antes de empezar a nombrar los cambios que sufre nuestro cuerpo cuando entramos en la menopausia, vamos a aclarar qué es la menopausia.

La menopausia se considera el fin de la edad reproductiva de la mujer, es una etapa de transición hormonal que viene acompañada con diversos cambios en el cuerpo.”

dieta personalizada

Por lo tanto, la menopausia es el cambio de la etapa fértil a la no fértil, y esta acompañada de múltiples modificaciones hormonales, los cuales son los principales motivos de que nuestro cuerpo sufra tantas modificaciones.

El primer cambio es la ausencia del ciclo menstrual, el cual se produce de manera gradual, teniendo fases irregulares de periodos, llegando finalmente a la desaparición completa. 

Las primeras señales aparecen antes de que la menstruación desaparezca, como son los sofocos y sudoraciones.

Los principales efectos se producen en los huesos, por la reducción de la producción de estrógenos. Estos se debilitan y por ello las mujeres tienen más facilidad a tener una rotura ósea, como es la rotura de cadera. Por otra parte, la osteoporosis es más frecuente en mujeres que en hombres. Para prevenir tener enfermedades óseas, es importante mantener una alimentación rica en vitamina D y en calcio.

Un gran cambio visual en el cuerpo de la mujer es la morfología del mismo. La acumulación de grasas pasa de las piernas y cadera a la zona abdominal, donde observamos un cambio muy notable en la perdida de cintura. Para evitar en lo posible el aumento de volumen, es imprescindible mantener una vida activa y alimentación saludable.

No solo recomendamos mantener un estilo de vida saludable por el físico, sino porque entrados en la menopausia la mujer tiene más riesgo de desarrollar algún problema cardiovascular o circulatorio. No existe una dieta especifica para las mujeres que están en la menopausia, es decir, no por llegar a esta etapa de la vida hay que llevar una dieta diferente. Frutas, verduras y hortalizas deben ser la base de tu alimentación, sin olvidar enriquece tu dieta con calcio. A continuación os nombramos cuales son los alimentos ricos en calcio a parte de los lácteos: verduras de hojas verdes como las espinacas, las acelgas, la rúcula, los frutos secos como las almendras, las avellanas, los pistachos, y las legumbres como la soja, los garbanzos y las habas. Y es imprescindible que aproveches salir a la calle en las horas de Sol para enriquecerte de la vitamina D. 

No esperes a cambiar tu estilo de vida al notar los primeros síntomas de la menopausia, aprende a llevar una alimentación sana y equilibrada, aprende a cocinar nuevas recetas y añade más alimentos a tus comidas. Nosotras te ayudamos a mantener una alimentación variada, a cuídate y a quererte.