sí, Con la edad se gana peso

Intentar bajar de peso es una lucha constante a lo largo de la vida, pero se convierte en una verdadera tortura a partir de los 40. A continuación te comentamos cuales son los principales motivos por los que aún cuesta más controlar el peso corporal a partir de una cierta edad.

  1. A mayor edad, menos masa muscular: Es algo normal, con la edad disminuimos la masa muscular y aumentamos la cantidad de grasa corporal, esto hace que nuestro cuerpo se vuelva más lento. Por lo tanto el cuerpo necesita menos energía, así que, aunque estemos comiendo lo mismo que siempre puede que empecemos a coger algún kilito.

  2. Si hemos realizado varias dietas estrictas a lo largo de la vida: Este tipo de dietas en las que se eliminan los hidratos de carbono y son ricas en proteínas, son insostenible a largo plazo. Suelen tener poca cantidad de comida, lo que provoca que se pase hambre y llega el día en que no podamos mantener el control de la situación y dejemos la dieta de lado comiendo, así todo lo que nos apetezca sin haber aprendido nada. Esto provoca el efecto yo-yo, es decir, todo lo que habíamos conseguido bajar de peso lo volvemos a coger y con algún otro kilo de regalo. Esta subida de peso suele ser en forma de grasa y esto hace que cada vez sea más difícil perder peso.

  3. Cambios hormonales: En las mujeres sobre se produce una disminución de la segregación de estrógenos y en los hombres se disminuye la testosterona. Todo cambio hormonal produce modificaciones en el peso y dificulta la baja de peso.

  4. Con la edad se realiza menos actividad física: Hay varios motivos por los que dejamos de realizar deporte, bien sea por el horario de trabajo, por la carga familia o por el aumento de las responsabilidades. Además, el dejar de hacer ejercicio físico junto con el sumatorio de años, aumentan los dolores articulares, lo que tampoco favorece el reiniciarse con el deporte.

  5. Aumento del estrés: Cada año tenemos más responsabilidades lo que provoca el aumento del estrés. Las personas con estrés aumentan la secreción del cortisol, que es la hormona que alerta del peligro, que estemos en tensión. El exceso de esta hormona la acabamos almacenando en forma de grasa.

  6. Obsesión por el peso: nos pasamos la vida mirando el número que marca nuestra báscula del baño, dependiendo de ese número ya va a determinar si vamos a tener un buen o un mal día. Los lunes suelen ser un mal día ya que normalmente hemos vuelto a coger todo lo que había conseguido perder la semana pasada. Para tener una mayor calidad de vida nos debemos de centrar en mantener una alimentación sana y acostumbrarse a hacer deporte adaptado a nuestra edad.

Aunque con la edad nos cueste más perder peso, no es motivo para dejar de mantener unos buenos hábitos. Y si todavía no has conseguido cambiar tus hábitos, recuerda que nunca es tarde para empezar!