azúcar

Cómo nos gusta el azúcar, ¿verdad? O mejor dicho, los alimentos dulces. A la mayoría de las personas les gusta el sabor dulce, y eso, obviamente, la industria alimentaria lo sabe. Alimento rico en azúcar, venta asegurada.

Antes de empezar deja que te diga que, el consumo moderado, por ejemplo 1-2 cucharaditas en el café o en el té, no es ningún problema importante. El problema viene como consecuencia de la enorme cantidad de alimentos ricos en azúcar añadido que consumimos. Helados, bollería, bebidas azucaradas, galletas, cereales de desayuno, salsas, pizzas… ¡Si! Has leído bien. Tanto los alimentos dulces como los salados pueden contenerlo de forma añadida.

dieta personalizada

Este abuso de consumo de productos ricos en azúcar añadido, alimentos poco saludables por muchos otros motivos por cierto, es el causante de que en España se estén consumiendo de media más de 100 gramos de azúcar por persona y día. Esta cantidad es una barbaridad, cuando la recomendación, según la OMS, es no consumir más de 25 gramos al día.

¿Necesitamos el azúcar para funcionar?

Que no te engañen cuando te digan que el azúcar es bueno y que tu cuerpo lo necesita para funcionar. Esto es solo una verdad a medias. Es cierto que nuestro cuerpo usa el azúcar para obtener energía, pero también es cierto que puede fabricar este azúcar a partir de otros alimentos, saludables obviamente, como son los cereales sin refinar, los tubérculos o las legumbres.

Los alimentos ricos en azúcar añadido aportan azúcar de absorción rápida, es decir, experimentamos un subidón muy grande de energía cuando los tomamos. Pero al cabo de un rato, nuestra energía disminuirá con la misma intensidad. Esto nos hace entrar en un círculo vicioso en el que a nuestro cuerpo le cuesta más saciarse y nos pide cada vez más y más azúcar.

Esta costumbre de que cada vez sena más dulces los alimentos tiene su explicación: alterar los sabores para hacerlos más agradables a nuestro paladar. Cuanto más nos guste, más lo compraremos, y más se enriquecerán otros. Pero recuerda siempre que algo que se anuncie no tiene porque ser saludable. Lo mejor es acostumbrar al paladar al sabor natural de los alimentos, como al sabor ácido del yogur o al sabor del té, o potenciarlo muy suavemente. Las hierbas o especias pueden sernos de gran ayuda en este aspecto.

Limita su consumo

El aumento del consumo de alimentos azucarados es preocupante, teniendo en cuenta que el abuso de este tipo de alimentos está directamente relacionado con el sobrepeso, la caries o la diabetes.

Sustitúyelos por opciones más saludables, como fruta fresca, galletas caseras, salsas caseras, batidos de frutas… Y recuerda que el azúcar moreno, la miel, o cualquier otro es igual de perjudicial si hacemos un consumo abusivo.

Así que empieza a reducir de tu lista de la compra los alimentos precocinados y dulces todo lo que puedas. El primer paso para no comerlos es: NO COMPRARLOS. También gastarás menos dinero y generarás menos residuos plásticos. Además, si disminuyes su consumo verás como tu cuerpo cada vez te los pide menos. Siempre te gustarán, pero no serás tan dependiente de ellos, y eso te aportará muchos beneficios, créeme.

Solo necesitas tener ganas y desear lo mejor para ti y para los tuyos a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =