medidas corporales

Las medidas corporales para una buena salud: Pesarnos o medirnos puede resultar un proceso sencillo. Sin embargo, a veces se requiere tener en cuenta ciertos aspectos para que dichas mediciones sean seguras, precisas y confiables. Conocer estas medidas no solo nos ayuda a evaluar la evolución del proceso de pérdida o ganancia de peso, también nos orienta sobre cómo debe ser el tratamiento y los cambios o ajustes que deben hacerse en atención a cada paciente.

Por eso cuando estos valores no se toman de la manera adecuada, podemos estar cometiendo errores que pueden comprometer la salud y el bienestar general. Por ejemplo, someterse a un plan de tratamiento para adelgazar 20 kilos merece una evaluación regular del peso y la talla, y si estas mediciones no se realizan adecuadamente, se pueden generar problemas en el paciente que, incluso, pueden llevarlo a la frustración o abandono del proceso.

Es de sobra conocido por todos la relación que existe entre la composición corporal y la salud. El peso y la estatura, junto con la medida de los pliegues corporales, los perímetros musculares y los diámetros óseos nos permiten conocer la composición de nuestro cuerpo y comprobar su evolución. Estas mediciones debe realizarlas un experto y sirven para analizar la composición corporal del paciente y ver qué es lo que necesita realmente.

¿Qué tomamos en cuenta para tomar las medidas corporales?

En Corporis Sanum para completar nuestro cuestionario nutricional y poder elaborar una dieta a tu medida deberás indicarnos tu peso corporal (Kg) y tu talla (cm), ya que las otras medidas es imposible hacerlas a distancia.

Puedes acudir a cualquier farmacia o centro especializado para conocer cuánto pesas y cuánto mides, pero si no puedes por cualquier motivo y tienes que hacerlo en casa te recomendamos que tengas en cuenta las siguientes consideraciones antes de pesarte y medirte.

Peso

Antes que nada debes saber que la báscula no nos indica si estás disminuyendo o aumentando grasa corporal, es más, no define el exceso de grasa que se tiene. Cuando nos subimos a una báscula, pesamos agua, hueso, vísceras, músculo y, por supuesto, grasa. Pero es imposible saber qué peso corresponde a cada uno de ellos. Muchos expertos sostienen que la mejor manera de medir la reducción o aumento de grasa es usando una cinta métrica. De alguna manera, las circunferencias de cadera y abdomen nos permiten cuantificar el contenido graso de nuestro cuerpo.

Lo que queremos decirte con esto es que pesarte y no obtener el peso esperado, no debe ser motivo de tristeza o frustración ya que son muchos los factores que intervienen. El peso es tan solo una medida orientadora y no determinante del proceso. Para vigilar los efectos de una dieta de reducción de obesidad, por ejemplo, no se puede utilizar solo la báscula. Sin embargo, como hemos dicho, su valor se basa en la orientación que puede señalar. Así pues, para pesarse bien, debes considerar:

  • Pesarte por la mañana en ayunas y después de miccionar, si no procura pesarte siempre a la misma hora. Se considera un peso ideal el que se hace al despertar, antes de comer o beber, y después de haber miccionado o evacuado.
  • Utilizar una báscula digital con una precisión de 100g como mínimo.
  • Realizar la medición con la menor cantidad de ropa posible, y si no elegir siempre la misma vestimenta.
  • Pesarte siempre en una misma báscula (hacerlo en básculas diferentes puede provocar confusión).
  • Pesarte siempre a la misma hora y en las mismas condiciones (antes de comer, luego de ir al baño, etc.).
  • No te peses a diario, puedes hacerlo una vez a la semana.

Estas recomendaciones nos permiten obtener con precisión los cambios que han ocurrido respecto al peso, no obstante, saber la cantidad de grasa que se ha perdido no podrá determinarse mediante el peso.

Talla

Lo ideal es que alguien te ayude a hacer la medición. Debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Procura medirte a primera hora de la mañana, porque a lo largo del día el cuerpo experimenta variaciones.
  • Debes medirte descalzo y con los pies juntos.
  • Los talones, las nalgas, la parte superior de la espalda y la parte posterior del cráneo deben estar perfectamente apoyadas en la pared, como en la imagen.
  • Utiliza un papel para marcar el punto más alto del cráneo en la pared. A continuación, mide con un metro en línea recta desde el suelo hasta la marca.

Intenta seguir estas indicaciones cuando vayas a realizar las medidas para que los resultados sean lo más fiables posibles.

Medidas Circunferenciales

Una manera más precisa de evaluar los cambios corporales es a través de lo que médicamente se ha denominado antropometría, lo que se refiere a tomar una cinta métrica y, al estilo de un sastre, medir las dimensiones del cuerpo. Realizar medidas circunferenciales nos permite tener una definición más exacta de la cantidad de grasa perdida.

Si estás interesado en reducir el exceso de grasa corporal, deberás aprender a medir las circunferencias de tu cuerpo. Y, tal como te hemos dicho, el proceso es sencillo; solo vas a necesitar una cinta métrica y actuar con honestidad, ya que si se toman adecuadamente las medidas, obtendrás buenos indicadores respecto a los cambios que se han generado en tu organismo. La práctica te ayudará a tomar las medidas con mayor precisión y sin errores. Así pues:

  • Debes usar una cinta métrica adecuada para tomar las medidas corporales, donde la medida se de en centímetros y con precisión de 1 mm. Lo ideal es que sea una cinta como las que se usan en la sastrería. Puede ser de tela o de plástico flexible capaz de adaptarse a los recovecos de tu cuerpo. Jamás utilices una cinta metálica del tipo de las que se usan en construcción.
  • Para hacer las medidas, es importante estar de pie, relajado y lo más erguido posible.
  • Hay que estar pendiente de la respiración, ya que esta puede influir en la medición. No está de más comprobar si existen zonas de tu cuerpo que se ven afectadas por los efectos de inhalación o exhalación.
  • También se recomienda tomar las medidas con ropa interior o desnudos, debido a que el uso de telas gruesas puede generar resultados falsos. De no ser posible hacer la medición sin ropa o en ropa interior, hay que tratar de vestir prendas delgadas.
  • Nunca ajuste la cinta métrica. Recuerde que el tejido es flexible y si lo hace, obtendrá una medida errónea.
  • Mídete descalzo. La circunferencia de la pantorrilla puede ser modificada por el tacón del calzado.
  • La ingesta de alimentos antes de la medición influye mucho en el volumen, sobre todo en la zona del abdomen, por lo que se aconseja tener el estómago vacío para que la medida sea lo más justa posible.
  • Finalmente, hay que ser honestos. Apretar la cinta métrica o hacer un esfuerzo abdominal para reducir volumen, solo hará falsear los resultados. Eso no es beneficioso para nadie.

Tomarse la medida corporal por sí mismo es una forma segura de saber sobre la evolución de tu cuerpo, sin que ello signifique que tengas que prescindir de la báscula. Pero medir las circunferencias corporales no se reduce a tomar la cinta métrica y listo, hay que considerar estos y algunos otros aspectos que se vinculan con la forma de tomar la medida correcta.

Partes del cuerpo y cómo medirlas

Lo ideal es que alguien te ayude a hacer la medición, para que las medidas sean más precisas. Es importante tener presente que habrá medidas que solo se tomarán del lado derecho. Ahora bien, para medir: colocamos la cinta métrica sobre el nivel que queremos medir, firme pero sin apretar. Donde la cinta se cruza sobre sí misma es la medida que tenemos que tomar como referencia.

Antes que nada, también ten a la mano lápiz y papel y comienza a medir y a tomar nota. Aunque, por lo general, las zonas de mayor interés para medir son el abdomen y la cadera. En este post te diremos qué podemos medir y cómo hacerlo:

El cuello

Medir el cuello es sencillo y ayuda a evaluar el contenido de grasa corporal. Además, el volumen del cuello puede indicar si hay sobrepeso, síndrome metabólico o enfermedades cardiovasculares. Desde temprana edad es importante prestar atención a esta medida. Por ejemplo, a los 15 años el cuello debería medir como máximo 31 cm. Si se supera este valor es necesario consultar con un especialista.

Tanto en hombres como en mujeres se mide la circunferencia del cuello a nivel de la parte media, justo por encima de la nuez de adán o prominencia laríngea. En el caso de los varones, se pasa la cinta métrica por debajo de la nuez, pero por encima de la base del cuello.

Hombros

Con los brazos estirados bien pegados al cuerpo y manteniendo los hombros relajados, se mide la circunferencia de los hombros justo por debajo de la clavícula de manera horizontal.

Pecho

En las mujeres en el pecho se hacen dos medidas: una a la altura de los pezones y otra justo debajo del pecho pero lo más alto posible. En los hombres, se mide un poco por encima del pezón.

Cintura

Para la cintura también se hacen dos mediciones, una en la parte baja y otra en la parte más estrecha. En las mujeres y en los hombres la cintura se mide en la parte más estrecha del torso (a la altura de la boca del estómago) y el abdomen a la altura del ombligo. Hay una tercera medida que suele hacerse en el vientre bajo justo a la altura de donde empieza la pelvis.

Cadera

Hay que medir en su punto más voluminoso o amplio. La idea es colocar lo cinta métrica de modo que rodee los glúteos. En el caso de las mujeres la cadera se mide de pie, con las piernas juntas, que corresponde a la circunferencia máxima de las nalgas.

Muslo

Para medir el muslo se hace pasando la cinta métrica por la parte más gruesa del muslo justo por debajo del glúteo. En las mujeres para medir el muslo se toma a 4 cm de la ingle. Debes estar de pie, con las piernas ligeramente separadas y el peso distribuido por igual entre ambas piernas. Esta es una de esas medidas que debe realizarse en la pierna derecha.

Pierna

Con el talón firmemente apoyado en el suelo se mide la parte más ancha de la pierna derecha.

Antebrazo

Con los brazos estirados y relajados a lo largo del cuerpo se procede a medir la porción más gruesa que se encuentre por debajo del codo.

Bíceps

Levantando los brazos paralelamente con el suelo se dobla el antebrazo y se mide la parte más ancha.

Pantorrilla

En el caso de la pantorrilla, se va tomando la medida en varias regiones hasta encontrar la más gruesa.

Ahora, ¿Cada cuánto tiempo hay que medirse? Tal como pesarse una vez a la semana es lo más recomendado, medirse cada dos semanas es lo ideal, se recomienda que sea a la misma hora del día y en las mismas condiciones (antes de comer o después de evacuar o miccionar). Esta es la única manera de evaluar los progresos y observar las modificaciones que tu cuerpo ha experimentado.

No olvides que una comparación es válida si eres constante y perseverante con la alimentación y las sesiones de actividad física, de lo contrario, los resultados pueden ser muy desalentadores. Finalmente, recuerda:

  • La báscula es un referente de nuestra condición, pero no lo es todo. Cuando pensamos en adelgazar o mejorar nuestra salud o apariencia, la báscula no es suficiente para hacer una valoración eficaz de resultados.
  • Las medidas circunferenciales nos ayudan de una manera bastante fiable a comprobar nuestra evolución física, siempre y cuando, se haga de manera correcta.

Es importante potenciar una alimentación saludable acompañada de ejercicios. Para evaluar los resultados de un buen plan, es clave llevar un registro adecuado vigilado por expertos.

¡Tu puedes tomarte las medidas corporales desde casa, solo debes ser honesto, hacerlo bien y mantenerte en contacto con tu dietista-nutricionista!

 

medidas corporales
Estudié Nutrición Humana y Dietética en la Universidad de Alicante y Ciencia y Tecnología de los Alimentos en la UPV. A lo largo de los años me he dado cuenta que ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimentarios y su día a día es lo que más me gusta de este trabajo, lo que me motiva a seguir con fuerza cada día. Número de colegiado: CV00442 / Colegio: Codinucova

9 respuestas a “Para pesarte y medirte debes tener en cuenta”

  • Hoy empiezo, si ¡¡¡
    Siempre he sido delgada y eso no me ha ayudado nada en estos ultimos años. La menopausia cambió mi constitución y yo estaba acostumbrada a comer de todo, a qualquier hora, … sin preocupación. Asi fui ganando peso y ahora mismo ni me reconozco¡¡¡ Asi que, estoy superdispuesta. Con vuestra ayuda, a por la recuperación ¡¡

  • Yo también voy a empezar ahora,aún no tengo la dieta pero por las mañanas necesito mi café con leche de avena Ummmm me encanta y me espabila,lo de comer como siempre tengo apetito y mucha voluntad,pues seguro me gustara?

  • Vuelvo para más dos meses con vosotras! en agosto/septiembre mi experiencia con Corporis Sanum fue genial..he bajo unos 4 kg de total, pero infelizmente por motivos personales he dejado un poco de seguir el programa. Sin embargo, ahora vuelvo para seguir el cambio de habitos y tener una vida sana, sin ansiedad al comer y sin sufrimiento con la comida! Vuestros menus son geniales, la sepia encebollada es mi plato preferido…lo hago hasta a los domingos en casa, todos adoran!
    Un saludo!

  • Hola, vuelvo a empezar a comer sano. Lo probé durante un mes y me fue muy bien. Tuve q dejarlo por motivos personales pero ahora q todo está bien de nuevo quiero seguir con una dieta saludable y beneficiosa.
    Muchas gracias.

  • Hola, yo quería apuntarme. Pero soy de las que no puedo pasar por la mañana sin mi café con leche y media tostada de tomate y pavo, y veo que la mayoría de desayunos es fruta, cereales, etc ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − nueve =