En nuestro artículo sobre si desayunar es o no imprescindible ya os avanzábamos que la mejor opción es optar por desayunos saludables. Por supuesto, saludable no significa aburrido o repetitivo. Hay miles de opciones riquísimas que te motivarán para empezar el día con ganas y energía. Sabemos que culturalmente estamos acostumbrados a desayunar siempre lo mismo, y que nos cuesta abrirnos a nuevas ideas para incorporar a nuestra dieta, pero te recomendamos que te dejes llevar y les des una oportunidad a los desayunos saludables y sabrosos.

Como os decíamos, la idea de este artículo es enseñarte algunas ideas para que a partir de ahora veas los desayunos como la mejor forma de empezar el día disfrutando de la vida, ¡verás como es posible! 😉

dieta personalizada

DESAYUNOS SALUDABLES CON…

 

  • Huevos

Desayunos saludables

¿Huevos para desayunar? ¡Por supuesto! Cualquier cosa que se te ocurra utilizando uno o dos huevos será perfecto para aportarte energía durante todo el día.

Por ejemplo, una tortilla francesa está riquísima, pero si además añades ingredientes que te encanten, como salmón ahumado, tomates cherry, calabacín, setas, y un larguísimo etcétera, podrás variar a menudo de desayuno y nunca te aburrirás.

También te puedes hacer un huevo frito, no es incompatible con una dieta sana. Eso sí, para huir de un exceso de aceite, nosotras te recomendamos utilizar una sartén antiadherente con sólo unas gotas de aceite en la zona donde echarás el huevo. Verás cómo queda de bonito y, claro está, ¡de rico!

Huevos pasados por agua, revueltos, tortillas, huevos duros… Mmmm… ¡se nos hace la boca agua!

  • Batidos

Desayunos saludables

Cuando pensamos en bebidas para el desayuno pensamos automáticamente en café, leche o zumo de naranja (se pueden encontrar muy fácilmente por internet, como por ejemplo en Naranjas Che o FrutaMare. ¿Por qué? Seguramente sea porque estamos acostumbrados culturalmente, es lo que hemos hecho toda la vida. Sin embargo, existen combinaciones e ideas infinitas para crear batido saludables, ricos y sencillos de preparar. Eso sí, ten en cuenta que los batidos sólo deben tomarse varios días a la semana, ya que siempre será mejor la fruta fresca, ya sea individual o en macedonia.

Lo primero es hacerse con una licuadora (si aún no la tienes, claro. Si no, en tiendas como Amazon puedes encontrar opciones desde 30 euros). Nuestra recomendación es que intentes optar siempre por frutas de temporada, ya que estarán en su momento óptimo de maduración.

No tienes por qué utilizar sólo fruta, una idea genial sería añadir un yogur natural o edulcorado. Por ejemplo: Yogur natural, fresas y plátano; o zumo de naranja y zanahoria, perfecto para preparar la piel de cara al verano. Moras, fresas, manzanas, peras, sandía, melón, pomelo… Hay tantas opciones que te costará decidirte por cuál empezar 😉 ¡Ah! Y no te olvides de que también puedes añadir cereales sin azúcar, como la avena.

 

  • Cereales

Desayunos saludables

Sí, sí, ¡cereales! Pero ojo, no nos referimos a los clásicos cereales de desayuno llenos de azúcares, grasas poco saludables, etc. Hablamos de cereales en grano, sin refinar, integrales. Por cierto, si cuando vas a comprar no sabes de qué productos fiarte, expresiones como «grano completo» o «trigo completo» son un indicativo de calidad.

Algunas opciones de desayuno son, la granola, el porridge o la crema de arroz u otros cereales, por supuesto, caseros.

Tanto la granola como el porridge requiren algo más de elaboración, pero si buscas comer cereales de forma que la preparación no te lleve más de unos segundos, simplemente opta por mezclarlos en un bol con leche, del tipo que sea. La ventaja de la granola o el porridge es que puedes añadirles ingredientes extra para ir variando, desde fruta y pasas si buscas un desayuno dulce, hasta frutos secos, especias, hierbas o un poco de sal si prefieres una versión salada. Además, puedes preparar cantidad para varios días y guardarla en la nevera.

 

  • Tostadas

Desayunos saludables

¡Por supuesto! ¿Lo dudabas? Las tostadas forman parte de los desayunos saludables. Sólo ten en cuenta estas recomendaciones: siempre será mejor el pan integral frente al pan blanco, debes huir del pan de molde (ya que lleva azúcares y muchos ingredientes artificiales) y si puede ser, prima el pan casero (de horno, de panadería) frente a los precocidos que se encuentran en los supermercados.

Dicho esto, te imaginarás que las combinaciones son infinitas en tu dieta. Aunque el típico pan con tomate y aceite está riquísimo, te recomendamos que dejes volar tu imaginación y pienses en combinaciones nuevas que te motiven y que llamen tu atención. Por ejemplo:

  • Requesón o queso fresco con salmón, tomate y eneldo
  • Aguacate, requesón y granada
  • Hummus con frutos secos
  • Base de cacao puro, plátano, nueces y chocolate 85%
  • Ricotta, tomate y albahaca
  • Aguacate con huevo («frito», pochado, revuelto…)

 

Como ves, las combinaciones para crear e incorporar a tu dieta desayunos saludables están abiertas a la imaginación de cada uno. ¿Qué mejor forma que esta de empezar el día con buen pie?