Retención de líquidos o resistencia a bajar de peso

Uno de los principales síntomas de la retención de líquidos es el aumento de peso inexplicable, hinchazón en las piernas y tobillos, crecimiento de la zona abdominal o disminución de la producción de orina.

Pese a ser una afección que suele aparecer con la edad, también es posible padecerla en cualquier momento de nuestras vidas, ya sea de una forma puntual, o según personas y etapas de la vida, ésta puede aparecer de forma cronificada.

dieta personalizada

Combatir la retención de líquidos

Para a los síntomas derivados podemos cambiar algunos hábitos para mejorar nuestro equilibrio.

  1. Reduciendo el consumo de sodio. Es importante reducir al máximo el consumo de sal.
  2. Evitar pasar demasiado tiempo de pie.
  3. Es recomendable descansar con las piernas ligeramente levantadas por encima del nivel del tronco.
  4. Tomar infusiones diuréticas. Ayudan a eliminar el agua y sodio del organismo a través de la orina o las heces.
  5. Beber suficiente agua (entre 1,5 y 2 litros al día)
  6. Hacer ejercicio de forma regular, favorece la eliminación de líquidos y toxinas, entre otros beneficios. (Caminar, bailar, ir en bici, correr…)

El punto de vista alimenticio

También es importante incorporar cambios en nuestra alimentación que pueden ayudarnos a reducir la retención de líquidos:

  1. Los lácteos podemos tomarlos sin problema, pero ojo con los quesos, sobre todo los curados y semicurados ya que suelen tener mucho contenido en sodio, revisar que no contengan sal.
  2. Hay que evitar las carnes en la medida de lo posible, sobre todo las que van en conserva, ahumadas, embutidos y patés. En general las que contengan conservantes y altas cantidades en sal.
  3. Las frutas, las verduras y los cereales, pueden consumirse con libertad, evitando los frutos secos salados.
  4. Las bebidas, evitar los refrescos y bebidas alcohólicas.
  5. Hay que evitar salsas, alimentos precocinados o comidas rápidas y aquellos productos que contengan aditivos o potenciadores del sabor, ya que suelen ser ricos en sodio.
  6. También es recomendable sustituir la sal común por la sal yodada.

En definitiva, debes basar tu alimentación en productos naturales reduciendo al máximo los productos ultraprocesados y que tu principal fuente de hidratación sea el agua.

Por último, hay que tener en cuenta que la retención de líquidos es una patología, por lo que siempre es recomendable consultarlo con un profesional.

Estudié Nutrición Humana y Dietética en la Universidad de Alicante y Ciencia y Tecnología de los Alimentos en la UPV. A lo largo de los años me he dado cuenta que ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimentarios y su día a día es lo que más me gusta de este trabajo, lo que me motiva a seguir con fuerza cada día. Número de colegiado: CV00442 / Colegio: Codinucova